Más de Noticias

El juez ordena buscar a Marta del Castillo otra vez en el Guadalquivir

Autoriza el rastreo en un punto del río que no había sido revisado y que fue señalado en un informe realizado con georradar

EFE

Whatsapp
El abuelo de Marta del Castillo a las puertas de los juzgados de Sevilla, el pasado enero. FOTO: EFE

El abuelo de Marta del Castillo a las puertas de los juzgados de Sevilla, el pasado enero. FOTO: EFE

El juez de instrucción 4 de Sevilla, Francisco de Asís Molina, ordenó ayer buscar de nuevo el cuerpo de Marta del Castillo, la joven asesinada en enero de 2009, en una zona aún no rastreada del río Guadalquivir.

En un auto emitido ayer, al que tuvo acceso Efe, el juez atendió la petición de la Policía tras un informe realizado por un técnico que intentó localizar el cuerpo de la joven mediante un georradar en la dársena del río, no afectada por la corriente fluvial, y cuyos resultados apuntan la posibilidad de que existan restos humanos en la zona.

En su último día como titular del juzgado antes de acceder a la Audiencia, el juez acordó «ordenar a la Policía Judicial, con los medios que el Cuerpo Nacional de Policía considere necesarios, la inspección del tramo del río en el que se localizan los focos o puntos de interés en el informe aportado» el 1 de diciembre pasado por el padre de la menor, Antonio del Castillo Abad.

La búsqueda la harán buzos del Grupo Especial de Operaciones del Cuerpo Nacional de Policía, según informó un portavoz policial.

El juez recuerda que existe una «pieza separada de continuación de gestiones para la búsqueda y localización del cuerpo de Marta del Castillo Casanueva», que mató cuanto tenía 17 años Miguel Carcaño, según reconoció el autor de los hechos.

Esta pieza tiene como objeto acordar «cuantas diligencias fueran necesarias para agotar la investigación de todas las hipótesis, por remotas que sean, capaces de arrojar luz acerca del paradero del cuerpo de la menor víctima», que ha sido buscada en el tramo del río sí afectado por corrientes fluviales, entre otros lugares.

El instructor explica que «por más que reconozcamos que cualquier actuación estaría amparada siempre por el natural anhelo y esperanza de encontrar a su hija por parte de unos padres destrozados por el sufrimiento, es responsabilidad del Juzgado actuar con rigor al valorar la existencia de fundamentos capaces de provocar actuaciones concretas». El juez afirma que los familiares de la víctima «no deben dudar» que la labor para localizar el cuerpo de la menor «sigue y seguirá firme y constante en pos de ese objetivo bajo la supervisión y control judicial». «Como tantas veces hemos dicho, desde el principio de esta causa, los funcionarios policiales implicados han ido agotando la investigación de todas y cada una de las hipótesis planteadas», afirma el juez.

Temas

  • PANORAMA

Comentarios

Lea También