Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Noticias Terrorismo

El mapa de los presos de ETA: 245 en España y 50 en Francia

300 integrantes de la banda terrorista están en diferentes cárceles. Hace una década eran 800

Laura Camacho

Whatsapp

A pocos días de la anunciada disolución de ETA, los que aún están entre rejas cumplen condena distribuidos en 44 cárceles españolas y 18 francesas.

Solo desde el pasado año han abandonado su celda definitivamente Idoia López Riaño, La Tigresa, que se desvinculó de ETA en 2010 y que ha estado encarcelada 23 años; Felipe San Epifanio, Pipe, jefe del sanguinario comando Barcelona; o José Miguel Gaztelu, uno de los secuestradores de José Antonio Ortega Lara. El mapa penitenciario de ETA se dibuja así:

Las cárceles

Nueve prisiones andaluzas se reparten 85 presos, por delante de los 45 que cumplen penas en cárceles de la Comunidad Valenciana, y, ya en menor medida, los que están internos en centros de Galicia (22), Castilla y León (15) o los 11 de Castilla La-Mancha.

Solo tres presos están en cárceles vascas y un cuarto, Ibon Iparragirre, enfermo de sida, fue trasladado a un hospital de Guipúzcoa para seguir cumpliendo condena. A estos internos hay que añadir los arrepentidos que se acogieron a la vía Nanclares y que están en la cárcel de Zaballa.

Un puñado de etarras que se suman a los trece que están a menos de 300 kilómetros del País Vasco, y a los cuatro etarras en la prisión gala de Mont-De-Marsan, a 234 kilómetros. Los más alejados de Euskadi son los tres de la provincia de Cádiz, con 30 presos. 

Los históricos

45 etarras llevan veinte años en la cárcel y casi una treintena tiene 60 años o más. Dos de ellos son Francisco Múgica Garmendia, Pakito, y Joseba Arregi Erostarbe, Fiti, que ostentaron la dirección de ETA que cayó en Bidart (Francia) hace 25 años.

A estos dos jefes les sucedió Iñaki Bilbao, Iñaki de Lemona, que sigue cumpliendo condena en Albocàsser (Castellón), pero al igual que Pakito lejos ya de la disciplina de la banda, pues ambos fueron expulsados por abogar por el desarme. Una petición que también firmó Ignacio Aracama Mendia, Makario, al que se atribuyen 18 asesinatos y que lleva 21 años entre rejas.

Entre los últimos etarras veteranos extraditados figuran Félix Alberto López de la Calle, Mobutu, entregado por Francia hace casi dos años, y Antonio Troitiño (61 años), llegado desde Londres.

Los duros

En la prisión salmantina de Topas está Santiago Arrospide Sarasola, Santi Potros, quien además de ser de los más veteranos en la cárcel –tiene 70 años–, es uno de los etarras más sanguinarios.

Tiene condenas de casi 2.000 años por el atentado de 1986 en la plaza de la Republicana Dominicana de Madrid, en el que fallecieron 12 guardias civiles, o de otros casi 800 años por ordenar el atentado de Hipercor en Barcelona en 1987, en el que murieron 21 personas.

También histórico (59 años) y de los más duros, José Javier Arizkuren Ruiz, Kantauri, cumple condena como responsable de 20 asesinatos y del intento de asesinato del Rey Juan Carlos en Mallorca en 1995. Otro duro es Javier García Gaztelu, Txapote.

El que fuera jefe militar de la banda cumple pena en Huelva como responsable de los asesinatos, entre otros, de Miguel Ángel Blanco; Fernando Buesa y su escolta, Jorge Diez Elorza; Fernando Mújica; Gregorio Ordóñez; José Luis López de La Calle; y dos guardias civiles en Sallent de Gállego (Huesca).

Francia

18 cárceles francesas con medio centenar de reclusos etarras son la muestra de que el país galo dejó de ser hace muchos años el «santuario» o «refugio» de la banda.

En sus prisiones figuran desde jefes militares como Mikel Garikoitz Azpiazu Rubina, Txeroki, y Juan Ibon Fernández de Iradi, Susper, hasta Mikel Albisu, Antza, o Mikel Carrera Sarobe, Ata, condenado a dos cadenas perpetuas por los asesinatos en Capbreton en 2007 de los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero.

También en sus celdas están líderes del aparato logístico como Iñaki Esparza, Iñaki Reta de Frutos y Xabier Goinetxea, y las última cúpulas de David Pla, Iratxe Sorzabal e Isaskun Lesaka. 

Temas

Comentarios

Lea También