Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El ministro de Economía francés... solo tocó la espalda o tiró de la goma del tanga de una periodista?

El colectivo 'Manos quietas' no ha querido dar el nombre de la periodista acosada, en activo y especializada en información política

Agencias

Whatsapp
El ministro socialista de Finanzas, Michel Sapin, acusado de una agresión sexista. Foto: Ministère du Travail

El ministro socialista de Finanzas, Michel Sapin, acusado de una agresión sexista. Foto: Ministère du Travail

El acoso sexual causa estragos en la izquierda francesa. El lunes el ecologista Denis Baupin dimitió de la vicepresidencia de la Asamblea Nacional por las acusaciones de ocho afiliadas de Los Verdes, que la justicia ya investiga. Ahora el ministro socialista de Finanzas, Michel Sapin, ha reconocido haber actuado de forma inadecuada con una periodista el año pasado en el foro económico mundial de Davos. Según un libro recién publicado, tiró del tanga de la reportera. El incriminado admite que puso la mano en su espalda.

El episodio ocurrió en enero de 2005 en la estación suiza. Fue desvelado sin romper el anonimato de los protagonistas en una tribuna publicada cuatro meses después por 40 periodistas políticas en el diario 'Libération' bajo el título 'Bas les pattes' (Manos quietas). En el texto las firmantes ponían como ejemplo del machismo imperante en la clase política gala a "ese ministro que, viéndonos agachadas para recoger un bolígrafo, no puede retener la mano murmurando: Ah, pero ¿qué me enseña ahí?".

La identidad del gobernante de las manos largas es desvelada en el libro 'L'Elysée Off' publicado a mediados de abril por los periodistas Stéphanie Marteau y Aziz Zemouri. En un primer momento Sapin formuló un "desmentido categórico" y dijo reservarse las medidas oportunas para restablecer la realidad de lo ocurrido. Pero, al calor del escándalo por el 'caso Baupin', la diputada socialista Delphine Batho le exigió el martes explicaciones y excusas.

Horas después Sapin publicó un comunicado al sentirse obligado por "las circunstancias actuales" a aportar las precisiones necesarias "en toda transparencia". En la nueva versión, relata que "hice a una periodista una observación sobre su indumentaria poniendo la mano en su espalda". "No había en mi actitud ninguna voluntad agresiva o sexista, pero el mero hecho de haber disgustado a la persona en cuestión demuestra que esas palabras y ese gesto eran inapropiados, lo que sentí y todavía siento mucho", escribe antes de añadir que la informadora le pidió verlo a solas para expresarle su indignación y "yo evidentemente le presenté mis más sinceras disculpas".

El colectivo 'Manos quietas' no ha querido dar el nombre de la periodista acosada, en activo y especializada en información política. Una de sus integrantes puntualizó en el digital Metronews que "no consistió en tirar de las bragas ni en una mano en las nalgas" sino que el ministro "tocó la parte baja de la espalda" de la reportera.

Mientras tanto, la Fiscalía de París ha abierto diligencias previas para investigar el comportamiento del ecologista Baupin que, por su parte, se ha querellado por difamación contra la radio France Inter y el digital Mediapart que publicaron los testimonios de sus ocho acusadoras. El caso tuvo un elocuente eco el lunes en una reunión local del partido conservador Los Republicanos en Saint-Quentin-en-Yvelines.

La concejal Aurore Bergé contó en Facebook que uno de los asistentes le dijo: "Cuando te veo me dan ganas de hacerte un Baupin". Otro correligionario encadenó: "Cuando se ve a Aurore, uno tiene el cayado del pastor", referencia viril al apellido de la edil. "Es algo grosero y vulgar, tiene la edad de ser mi padre.", reflexionó. Como dice Batho, la censora de Sapin, "hay que hacer una gran limpieza porque lo de Baupin no es más que la parte visible del iceberg".

 

Temas

  • INTERNACIONAL

Comentarios

Lea También