Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El mundo se enfrenta a otra nueva oleada de ataques informáticos

China avisa de que no puede evitarse que siga su propagación. La afectación dobla su impacto en España pero empieza a estar controlado

Agencias

Whatsapp
Comunidades como la de Castillay León pusieron en marcha ayer protocolos de seguridad conta los ataques informáticos. FOTO: NACHO GALLEGO/EFE

Comunidades como la de Castillay León pusieron en marcha ayer protocolos de seguridad conta los ataques informáticos. FOTO: NACHO GALLEGO/EFE Nacho Gallego

Europol alertaba ayer de una nueva oleada mundial de ataques informáticos en los próximos días. El ciberataque descomunal que comenzó el viernes no ha dejado de crecer, y lo que es peor, las víctimas por el rapto masivo de ficheros en todo el planeta tiene visos de aumentar después de que las autoridades chinas anunciaran ayer que han descubierto una nueva ‘mutación’ del virus WannaCry, responsable del ciberataque a escala mundial que ha afectado a más de 150 países.

La Administración del Ciberespacio, el Departamento de Seguridad Pública de Pekín y la Comisión Municipal de Economía y Tecnología de la Información de Pekín emitieron ayer un comunicado en el que aseguraron que esta nueva versión del virus -WannaCry 2.0- se ha saltado las medidas de seguridad implantadas tras el primer ataque.

WannaCry está basado en EternalBlue, aplicación «desarrollada por la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense para atacar ordenadores» que utilicen el sistema operativo Microsoft Windows, para lo que aprovecha los agujeros de seguridad.

El director del Instituto de Estrategia en el Ciberespacio chino, Qin An, indicó que las «armas virtuales desarrolladas por EEUU recuerdan al mundo el gran daño que la hegemonía estadounidense en las redes puede causar».

El comunicado añade que no puede evitarse una mayor propagación de este ‘ransomware’, que limita o impide a los usuarios el acceso al ordenador o ficheros a menos que paguen un rescate, y las administraciones han pedido a sus departamentos que actualicen sus sistemas operativos y desconecten de la red los equipos infectados. Es probable que el virus «se propague más rápidamente» a partir de ahora, ya que muchas de las instituciones detienen su actividad durante los fines de semana.

1.200 afectaciones en España

En el día D+3 de WannaCrypt en España, los servicios de seguridad del Estado siguen sin tener la fórmula para recuperar los datos secuestrados a decenas de empresas e instituciones de todo el país. Es más, reconocen que será casi imposible que consigan algún día la llave para recuperar esa información. Eso sí, el temido ‘lunes negro’ no fue tal, aunque desde luego no fue tranquilo. El virus siguió afectando a equipos y redes de toda la geografía nacional por la negativa de algunas compañías, algunas muy importantes, de no bajarse los parches distribuidos por Microsoft ante el temor de que esas herramientas bloqueen los programas obsoletos, pero eficientes, sobre los que descansan buena parte de sus sistemas. El contagio, por tanto, siguió ayer, pero no fue una epidemia. 

Solo el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) dio datos, pero, de nuevo, muy parciales, discutidos por las otras agencias de seguridad nacional y no coincidentes con los organismos internacionales. Incibe, que el domingo admitía «algo menos» de 600 ataques en España, ayer reconoció que esa cifra había pasado a «tan solo» (sic) «1.200 infecciones confirmadas». El departamento del Ministerio de Energía no quiso hacer más precisiones.

Temas

Comentarios

Lea También