Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El triunfo del amor prohibido

Estados Unidos recuerda a los Loving, la pareja que hace 50 años desafió a la autoridad y tuvo que exiliarse, consiguiendo acabar con la ley que prohibía el matrimonio interracial

Diari de Tarragona

Whatsapp
Milfred Delores Jeter y RichardPerry Loving desafiaron la prohibición del matrimonio interracial. Foto: DT

Milfred Delores Jeter y RichardPerry Loving desafiaron la prohibición del matrimonio interracial. Foto: DT

Siendo apenas unos niños se enamoraron, pero Milfred Delores Jeter y Richard Perry Loving no pensaron que la suya sería una historia de amor que cambiaría el destino de Estados Unidos. Gracias a ellos, su país conmemora mañana el 50 aniversario de la sentencia del Tribunal Supremo que permitió el matrimonio entre personas de diferentes razas. Él era un blanco descendiente de europeos; ella, una negra con ascendientes africanos y nativos. Se querían, pero las leyes estatales no admitían el matrimonio interracial. Vivían en Central Point, un pueblo de Virginia, y en 1958, cuando Milfred cumplió 18 años y se quedó embarazada, decidieron viajar a Washington, donde sí estaba permitido este tipo de enlaces. Tras la boda, decidieron regresar a su estado natal.

Ya en casa, la noche del 11 de julio, el sheriff del condado y sus ayudantes irrumpieron con linternas y sin contemplaciones en la casa del joven matrimonio. «¿Quién es esta mujer con la que duermes», le preguntaron a Loving. «Mi esposa», contestó. «Eso no es válido aquí», respondió el representante de la autoridad, y marido y mujer acabaron declarando ante el juez y admitiendo que habían violado la ley. El juez les envió unos días a prisión y luego les dio a elegir: o un año de cárcel o el destierro, marcharse de Virginia con la promesa de no volver en 25 años.

Él era un blanco descendiente de europeos; ella, una negra con ascendientes africanos y nativos. Se querían, pero las leyes estatales no admitían el matrimonio interracial

La pareja, entonces, regresó a Washington, donde criaron a tres hijos. Pero en 1963, en pleno movimiento antisegregacionista de Martin Luther King, Milfred decidió pedir ayuda al fiscal general, Robert F. Kennedy, y la Unión para las Libertades Civiles en América (ACLU) acabó llevando el caso hasta el Tribunal Supremo, la máxima institución judicial del país.

El 12 de junio de 1967, los nueve jueces del alto tribunal, por unanimidad, declararon inconstitucionales las leyes que impedían el matrimonio interracial, que entonces estaban vigentes en 16 Estados, alegando que la Decimocuarta Enmieda declaraba que todos los ciudadanos son iguales ante la ley. Pero la lucha por la igualdad no acabó ahí, ya que estos Estados tardaron años en incluir en sus legislaciones la nueva sentencia. De hecho, el último fue Alabama, en el 2000.

«Creo que todos los estadounidenses, sin importar su raza ni su sexo ni su orientación sexual, deberían tener la misma libertad para casarse»

Mientras tanto, Milfred y Richard no pudieron vivir su amor en paz. En 1975, un accidente de tráfico provocado por un conductor borracho acabó con la vida del hombre y dejó a la mujer sin visión en un ojo. Milfred murió en 2008. Un año antes se pronunció públicamente a favor del matrimonio homosexual. «Creo que todos los estadounidenses, sin importar su raza ni su sexo ni su orientación sexual, deberían tener la misma libertad para casarse», proclamó.

El cine les ha recordado en películas como ‘Mr. and Mrs. Loving’ (1996), ‘The Loving Story’ (2012) y ‘Loving’ (2016). En 2015, el escritor francés Gilles Biassette tambiénpublicó la novela ‘El amor de los Loving’.

Temas

Comentarios

Lea También