Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El vino se cata pisando la tierra

Walk & Wine es la propuesta de Mas Vicenç para aunar enología, salud, gastronomía y territorio emprendedores

Rafael Servent

Whatsapp
Los hermanos Vicenç (izquierda) y Xavier Ferré en las tierras de la familia en Cabra del Camp.

Los hermanos Vicenç (izquierda) y Xavier Ferré en las tierras de la familia en Cabra del Camp.

El Mas Vicenç, en Cabra del Camp, es una bodega abierta. El 40% de sus ventas proceden de las botellas que les compra la gente que viene a visitarles. Es un porcentaje altísimo. «Abrir las puertas a las visitas fue algo que quisimos implantar desde el inicio», explica Xavier Ferré (Cabra del Camp, 27 años), responsable de ventas y marketing de esta empresa familiar fundada en 2005 junto a su hermano Vicenç (33 años) y sus padres Francesc Ferré (62 años) y Maria Morató (57).

«Somos gente próxima –cuenta Xavier– y nos gusta enseñar el mas». Ahí está la clave de su éxito. En Mas Vicenç no se limitan al clásico recorrido por las barricas con cata final, sino que cogen a los visitantes y se los llevan a patear la finca. Allí trabaja esta familia, pero también vive. Es su casa, y los visitantes son sus invitados.

«Vamos con ellos a pisar la tierra –prosigue Xavier– y se la explicamos. Tocamos las hojas de las vides. En época de vendimia, les obligamos a probar la uva. Detrás de los viñedos hay un estilo de vida, y podérselo contar a la gente es muy enriquecedor».

De estas experiencias nació, en octubre de 2014, el proyecto de Walk & Wine, la visita estrella a esta finca, que aúna en un mismo paquete un paseo entre viñedos con marcha nórdica (modalidad que utiliza bastones), una cata de vinos y un maridaje gastronómico con productos de proximidad.

«Walk & Wine es un producto que nos hemos tomado como un vino más –explica Xavier–, con el mismo rigor en su preparación y ejecución». Es, además, «una herramienta esencial para darnos a conocer y transmitir una imagen de bodega dinámica». Pero también una forma distinta de trabajar. Porque Walk & Wine tiene en las tierras de Mas Vicenç su marco, pero es una propuesta colaborativa que busca trascender los límites de su empresa, tejiendo red y creando discurso y contenidos locales.

Walk & Wine –que ahora se celebra cada dos meses y que lleva ya más de 40 ediciones– es el resultado de la colaboración entre Mas Vicenç, la empresa Nordic Walking Series –con sede en Calafell, que aporta el material y un monitor que cuenta los rudimentos y beneficios de la marcha nórdica– y un restaurante local que elabora los platos que se degustarán junto a la cata.

Con un aforo máximo de 40 personas, la experiencia de Walk & Wine tiene en las parejas y las familias con niños sus principales perfiles. De hecho, la orientación a un público familiar es uno de sus signos de identidad. «Nos gusta hacer participar a los niños de la experiencia –cuenta Xavier– y por eso ellos también tienen su cata, en este caso de mosto negro y blanco, y en ocasiones algún plato más adaptado a su paladar».

Con un precio de 22 euros por adulto y de 12 euros para menores de entre 6 y 18 años, la actividad suele empezar a las diez de la mañana y se alarga hasta las dos de la tarde. Arrancando con un paseo entre los viñedos, termina con la visita a la bodega. En el camino, distintas paradas ayudan a entender el proceso de elaboración del vino. A pie de viñedo es donde se llevan a cabo las catas de vino y las demostraciones gastronómicas del restaurante invitado (hasta la fecha han participado ya una treintena de establecimientos), con acciones que van desde la preparación de un arroz en directo o la cocina de brasa. Bacalao, pies de cerdo o calçots son algunos de los ingredientes tradicionales que han desfilado por aquí.

«Pensamos que es importante –concluye Xavier– aunar salud, gastronomía, territorio y enología, y que el camino es la colaboración y la creación de red a tu alrededor». Les está funcionando.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También