Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Elring Klinger, en Reus, fabricará parte del nuevo Tesla Model 3

El fabricante de componentes de automoción acaba de firmar un contrato con la empresa estadounidense de coches eléctricos para suministrarle juntas para la transmisión

Rafael Servent

Whatsapp
Presentación del nuevo Tesla Model 3, que empezará a entregarse en 2017, el pasado mes de abril. Foto: DT

Presentación del nuevo Tesla Model 3, que empezará a entregarse en 2017, el pasado mes de abril. Foto: DT

El Tesla Model 3 es el coche eléctrico con el que Elon Musk –uno de los iconos de Silicon Valley, fundador de PayPal o de SpaceX–, hasta ahora centrado en la fabricación y comercialización de vehículos eléctricos de alta gama, quiere dar el salto al mercado de masas, con un precio de acceso de 35.000 dólares para esta berlina que saldrá a las carreteras a finales de 2017.

Parte de este nuevo vehículo, que acumula una ingente lista de reservas y genera un fenómeno ‘fan’ comparable al de los seguidores de la marca Apple (más de 100.000 personas llegaron a pagar, el pasado mes de abril, la prereserva de 1.000 dólares sin que ni siquiera se hubiese presentado el prototipo), serán piezas fabricadas en Reus.

Elring Klinger, dedicada a la producción de componentes de automoción y especializada en juntas para el automóvil, acaba de hacerse con un contrato para suministrar tres tipos de juntas para el sistema de transmisión de este nuevo modelo, que mandará directamente a la única fábrica que tiene Tesla en Fremont (California, EEUU). Si todo transcurre según lo previsto, la fábrica reusense tiene intención de arrancar con la producción de estos componentes en julio de 2017, con un volumen que llegará a los 1,5 millones de juntas al año.

Mario Basora, director general de Elring Klinger, explica que poner en marcha los tres proyectos que acaba de firmar su empresa con la estadounidense no supondrá ningún tipo de inversión adicional, y que podrán adaptar su maquinaria a las exigencias de su nuevo cliente.

Un 85% de exportaciones

Aunque llamativo, el contrato con la estadounidense Tesla no será, sin embargo, una parte significativa de la producción que lleva a cabo esta empresa fundada en 1956, y de cuyas instalaciones en el polígono industrial Constantí Nord, en Reus, salen cada año unos 10 millones de juntas de goma y de goma-metal, unos 30 millones de juntas de estampación y unos 600.000 módulos destinados a tapas de válvulas.

Entre un 80% y un 85% de la facturación de esta empresa –que el pasado 2015 cerró con un récord de ventas de 45 millones de euros– tiene como destino la exportación, con un peso creciente de su independencia respecto a la central de Alemania, entregando directamente el producto a los clientes finales. Entre los clientes estatales se encuentran la fábrica de Ford en Almussafes (València) y empresas Tier One (suministradoras directas de componentes a marcas como Audi o BMW) repartidas por todo el Estado.

Inversiones de 8 millones

El de Tesla es uno más de los múltiples proyectos que acaban de firmar en la fábrica de Elring Klinger en Reus, con más de una veintena de nuevos proyectos, buena parte de los cuales se pondrán en marcha en 2019. Ford, Audi, Valeo o Man son algunos de los clientes que les han encargado estos proyectos, y para la ejecución de los cuales la planta reusense –que hoy emplea a 330 personas de forma indefinida– acometerá entre 2017 y 2019 inversiones por valor de entre 7 y 8 millones de euros en la remodelación de las líneas de producción.

Tras estas inversiones, y con la puesta en marcha de los nuevos proyectos, Mario Basora, director general de Elring Klinger, confía en que la facturación de esta empresa alcance entre 2020 y 2021 los 50 millones de euros. Además, a partir de 2018 cree que será necesario volver a incrementar la plantilla, que ha crecido de forma sostenida desde el año 2009, después de tocar fondo con 200 personas en el peor año de la crisis.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También