Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Emmsa prepara un ERE que afecta a 91 trabajadores en Constantí

La empresa de servicios de ingeniería, montaje y mantenimiento de plantas industriales ha comunicado a sus empleados su intención de presentar concurso e incluso echar el cierre
Whatsapp
La empresa comenzó su actividad en 1954 y casi desde sus inicios está presente en Tarragona. Foto: Pere Ferré

La empresa comenzó su actividad en 1954 y casi desde sus inicios está presente en Tarragona. Foto: Pere Ferré

Una de las principales empresas de servicios auxiliares del sector químico con delegación en nuestras comarcas, ha informado a sus trabajadores de sus problemas económicos y de su intención de presentar un expediente de regulación de empleo (ERE) extintivo (no temporal) que, en el caso de la delegación de Constantí, afectaría a 91 empleados, entre personal técnico y de taller.

Se trata de Española de Montajes Españoles S.A. (Emmsa), compañía barcelonesa con más de sesenta años de trayectoria que ha trabajado para buena parte de las compañías del polo petroquímico de Tarragona así como en la mayoría de las habituales paradas de mantenimiento y modernización (revamping) de las grandes firmas del sector como Dow Chemical, Repsol o Bayer.

La noticia se veía venir. Según Juan Cano, técnico de la planta de Constantí, la empresa adeuda cuatro nóminas a los trabajadores, las de diciembre y enero y las pagas extras de 2014. Además, según él, la actividad en la delegación es prácticamente nula hace semanas después de que la compañía haya renunciado a contratos por falta de liquidez para abonar por avanzado los equipos y materiales de los proyectos de sus clientes. Según los trabajadores, los problemas económicos habrían comenzado hace un par de años y estarían relacionados tanto con la crisis como con la falta de un redimensionamiento a tiempo de su estructura y deuda. Extremos todos estos que el Diari intentó contrastar sin éxito con algún responsable de la compañía en Barcelona.

El perfil de los trabajadores que podrían quedarse sin empleo en Constantí (en toda España se habla de más de 250) es diverso: desde ingenieros a soldadores o montadores, varios de ellos con más de 55 años. El colectivo no descarta acciones de protesta y teme que la empresa se declare en situación de quiebra y sin capacidad para asumir los compromisos de pago pendientes y tengan que esperar al Fondo de Garantía Salarial (Fogasa), la entidad que responde a las indemnizaciones de los trabajadores por despido en caso de que una empresa no pueda hacer frente a sus deudas y que, según un reciente informe del Tribunal de Cuentas, en Tarragona tarda 253,8 días de media en pagar.

La empresa había sido reconocida con premios por algunas empresas del sector en diversas ocasiones por su calidad y seguridad.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También