Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Enterovirus: Guantes, máscara, bata y ducha al final del turno

Extreman el protocolo para evitar que el virus pueda salir de la habitación del paciente.Las muestras de sangre, mocos y orina se realizan después de que la resonancia indique posible daño en médula o encéfalo

N.Muñoz/J.Cabré

Whatsapp
El personal  debe protegerse para tratar a estos pacientes. Foto: DT

El personal debe protegerse para tratar a estos pacientes. Foto: DT

El equipo médico que trabaja en la planta de Pediatría del Hospital Joan XXIII debe extremar las precauciones para evitar el contagio del virus y su posible trasmisión a terceros. Para ello, las habitaciones con niños afectados por enterovirus son individuales y hay unas medidas obligatorias de higiene para poder contener el EV-D68.

Médicos, enfermeras y auxiliares deben entrar con máscara, guantes y bata en las habitaciones. Una vez terminado el trabajo, todo el material va a un cubo que posteriormente se vaciará y el contenido se quemará. Los padres que están con sus hijos en la habitación también deben protegerse. Batas, guantes y máscaras forman parte del ritual cada vez que entran o salen de la habitación aislada.

Además, dentro de la habitación existe un lavamanos con desinfectante. La operación también debe repetirse fuera para reforzar la operación en el caso de los profesionales. Una de las novedades del protocolo es que los médicos, auxiliares y las enfermeras deben pasar por la ducha antes de terminar el turno.

En los niños cuya resonancia ha dado positivo en enterovirus, hay que verificar la prueba con análisis. Se toman muestras de sangre, orina y mucosidad. Los resultados de las tres cosas se saben en cuestión de horas y de esta forma se puede conocer el diagnóstico de la enfermedad del paciente.

En caso de que esté afectado por el EV-D68, hay que hacer un pinchazo lumbar para extraer líquido cefalorraquídeo y verificar hasta dónde ha afectado el virus.

El aparato de laboratorio cedido por el Hospital Universitario Puerta del Hierro de Mahadaonda permite detectar este enterovirus en las muestras tomadas y diagnosticar con precisión si el niño está afectado o no por el D68.

Temas

  • TEMA DEL DÍA

Comentarios

Lea También