Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

¿Es Alemania de nuevo la esperanza de los jóvenes?

Redacció

Whatsapp
¿Es Alemania de nuevo la esperanza de los jóvenes?

¿Es Alemania de nuevo la esperanza de los jóvenes?

Los datos de la Encuesta de Población Activa publicados por el Instituto Nacional de Estadística son reveladores. El informe indica que casi la mitad de los jóvenes catalanes están buscando trabajo desde hace más de un año. Hace cinco años la proporción era de uno de cada tres. Ante este desesperanzador panorama, son muchos los menores de 35 años que se han visto obligados a hacer las maletas en busca de la oportunidad laboral que se les niega en su tierra.

Los países nórdicos, Estados Unidos, América del Sur o las antípodas. El trabajo prometido puede hallarse en cualquier parte. La fórmula para decidir el destino es variable. Cerrar los ojos y apuntar con el dedo sobre el mapamundi, acudir allí donde hay un conocido o un pariente lejano que tiene un techo bajo el que guarecerse y el frigorífico medianamente surtido o peinar la red hasta dar con un trabajo que no exija dominar la lengua nativa. La globalización tiene, en este sentido, un aspecto positivo. Cada vez hay más empresas interesadas en contar en su plantilla con gente de nacionalidades diversas para atender correctamente a sus clientes de procedencias igualmente diversas. Dentro de este nuevo modelo de empresas, Zalando se ha convertido en un icono. Su sede, ubicada en el centro de Berlín, ofrece refugio a numerosos profetas expulsados de su tierra. En esta sección se pueden encontrar ofertas de trabajo tanto para el mercado español como para puestos centrales.

Hoy como ayer, Alemania es una tierra de grandes esperanzas para el emigrante. Cuando menos del 10% de jóvenes catalanes desempleados percibe, según informe de la sección de jóvenes de UGT de Cataluña publicado en su web Avalot, algún tipo de ayuda o subsidio con el que aliviar el duro día a día, la vía alemana se presenta como una opción con un alto poder de atracción. El billete de avión es barato, el vuelo resulta corto. Si las cosas salen mal, siempre se puede regresar al nido paterno en otro vuelo de bajo coste. Un rápido vistazo a las cifras puede animar al más pesimista de los jóvenes tarraconenses. Mientras que la tasa de paro en Alemania oscila en torno al 5%, la comarca más próspera de Tarragona se mueve, según cifras del Observatori d´Empresa i Ocupació de la Generalitat de Catalunya, alrededor del 12%. Si las dudas a la hora de reservar el vuelo tal vez estén justificadas en un joven residente en Terra Alta, aquel que haya tenido la desdicha de ver la luz en el Baix Penedés, donde la tasa de desempleo supera el 25%, es más probable que observe Alemania como la nueva Tierra Prometida.

Berlín es una ciudad joven, cosmopolita y con una población increíblemente laboriosa. Tiene, eso sí, un notable inconveniente. Sus inviernos suelen resultar fríos, largos y oscuros. Pero a ojos de un joven tarraconense que haya encontrado un trabajo en una de sus prósperas empresas o comercios y que pueda, en consecuencia, sentarse a contemplar el horizonte degustando unas sabrosas salchichas acompañadas de una buena cerveza de trigo, incluso este periodo del año tendrá un cariz confortable. Especialmente si se le ocurre compararlo con los cálidos inviernos que solía padecer en Tarragona.

Artículo patrocinado

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También