Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

España, furgón de cola europeo de los cuidados paliativos

Retrocede 20 puestos en seis años en el ránking continental, y el 60% de los enfermos terminales mueren con sufrimiento por falta de medios

Alfonso Torices

Whatsapp
España es el único de los grandes países de la UE que no tiene la especialidad de Cuidados Palitivos

España es el único de los grandes países de la UE que no tiene la especialidad de Cuidados Palitivos

La sanidad española tiene una oferta pública de cuidados paliativos muy inferior a la media europea y desde 2013 ha caído más de 20 puestos en el ‘ranking’ continental que mide los servicios y unidades especializadas por cada 100.000 habitantes, según el ‘Atlas de cuidados paliativos en Europa 2019’, el estudio de referencia internacional elaborado por el Programa Atlantes de la Universidad de Navarra.

España, en 2013, era el noveno país europeo con más servicios de cuidados paliativos en relación a su población y, de hecho, estaba entre el 25% mejor. Hoy ocupa el puesto 31 de 49 estados y con 0,6 unidades especializadas por cada 100.000 habitantes –la media europea es de 0,8– se sitúa en el bloque de países que están entre el 50% y el 75% peor, con una ratio de servicios muy similar a la de Rumanía, Georgia o Letonia.

La razón principal, según el coordinador del ‘Atlas’, Carlos Centeno, es que España cuenta con los mismos 260 servicios de hace seis años, cada vez más lejos de las dos unidades por cada 100.000 habitantes que consideran necesarias los especialistas, y que en Europa solo cumple a rajatabla la sanidad austriaca.

«Mientras en nuestro entorno han avanzado, nosotros nos hemos estancado», señaló Centeno, que atribuye el empeoramiento a varias razones, pero de manera especial a «un problema de falta de voluntad política», porque las autoridades «no priorizan» la adecuada atención a estos pacientes. No hay ley nacional de cuidados paliativos y la estrategia estatal para potenciar estos cuidados tiene ya once años.
«Al límite»

El efecto de este parón español en el desarrollo de los cuidados paliativos es doble. La existencia de un número muy bajo de servicios especializados, pese a que la demanda no deja de crecer por el envejecimiento de la población y el aumento de muertes por enfermedades no transmisibles, y que los recursos que hay estén «al límite». La escasez de unidades hizo que el 61% de las 130.000 españoles que en 2017 precisaban de cuidados paliativos especializados, por estar afectados por dolores y problemas físicos y psicológicos severos y constantes, no los tuviera. Unos 80.000 pacientes murieron en España con sufrimiento y con una mala calidad de vida.

Si las carencias para dar una atención y acompañamiento adecuados al final de su vida a los adultos son claras, el problema se agrava cuando se pone la lupa en los niños y adolescentes. Ricardo Martino, coordinador de la Unidad de Cuidados Paliativos del madrileño Hospital del Niño Jesús, indicó que de los 1.300 menores que cada año mueren en España con la necesidad de recibir esta atención especializada el 85% no la obtienen. Existen diez servicios de cuidados paliativos pediátricos -ocho domiciliarios y dos hospitalarios-, aunque Martino dijo que «hay una ola de jóvenes profesionales que está presionado a los políticos para crear unidades en varias comunidades».

Carlos Centeno reclamó al menos tres medidas. Dos son formativas. La primera es crear una especialidad o subespecialidad médica, ya que España es el único de los grandes países europeos que no la tiene. La segunda, que todas las facultades de Medicina y las escuelas de Enfermería cuenten con una asignatura obligatoria de Cuidados Paliativos, para que los profesionales de atención primaria y hospitalaria puedan implicarse al menos en los cuidados de los enfermos incurables. La tercera es la necesaria multiplicación de los escasos servicios especializados. Centeno pidió que al menos cada hospital cuente con un equipo de paliativos (médico, enfermero, psicólogo y trabajador social) para atender a pacientes y familias.

Temas

Comentarios

Lea También