Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

España reactiva los protocolos del ébola para tratar el Crimea-Congo

Un hombre murió en Madrid tras la picadura de una garrapata y una enfermera que lo atendió está hospitalizada

Agencias

Whatsapp
Fachada del Hospital La Paz-Carlos III de Madrid donde está hospitalizada la enfermera infectada. Foto: j.  lópez

Fachada del Hospital La Paz-Carlos III de Madrid donde está hospitalizada la enfermera infectada. Foto: j. lópez

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha confirmado el diagnóstico dedos casos de ‘Crimea-Congo’, una grave fiebre hemorrágica de origen vírico que nunca había provocado un contagio en Europa Occidental. El primer paciente, un varón de 62 años, falleció el pasado 25 de agosto tras varios días ingresado en los hospitales Infanta Leonor y Gregorio Marañón (ambos en Madrid). Una de las enfermeras que lo trató durante su estancia en el primer centro también ha sido diagnosticada con el virus, y fue trasladada la noche del miércoles a la Unidad de Aislamiento de Alto Nivel del Hospital Carlos III de Madrid en la que, en 2014, se trató a los pacientes de ébola.

La fiebre hemorrágica Crimea-Congo no es tan letal como el ébola -y existen candidatos a medicamentos, como la ribavirina, que se cree que pueden atenuar los síntomas-, pero tiene un patrón de contagio entre humanos muy similar al virus que azotó Africa occidental entre 2014 y 2015. Ambas comparten la máxima clasificación de bioseguridad (P4) por su alta mortalidad y su capacidad de infección, que entre personas exige el contacto entre fluídos. Según la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, entre un 10% y un 40% de los pacientes afectados por esta dolencia, relativamente frecuente en países del centro de Africa y también en Europa del este, sufre un cuadro muy grave y no logran superarla. Por otra parte, también se han documentado casos en los que la dolencia se pasa sin síntomas.

Aunque no se ha podido confirmar, las autoridades creen que el primer paciente se contagió por la picadura de una garrapata a la que él mismo se refirió durante su ingreso hospitalario. Esto ocurrió en la provincia de Avila. Aunque es el primer caso en España, esta clase de infecciones es relativamente habitual en otros países donde Crimea-Congo es una enfermedad endémica. En Rusia, Turquía e Irán, por ejemplo, registran más de 50 casos al año.

Todo apunta a que la enfermera, ahora ingresada y «estable», según las autoridades, probablemente se contagió por estar en contacto con los fluidos del fallecido durante su tratamiento en el Hospital Infanta Leonor. Cuando empezó a mostrar síntomas parecidos a los del afectado, sus compañeros lo notificaron. No se ha confirmado qué día se produjo la infección, ni en qué estadio de la enfermedad está. Ha trascendido que mejora ligeramente.

Garrapatas

Las medidas de bioseguridad necesarias para el tratamiento de Crimea-Congo no se implementaron hasta que se conoció el inesperado diagnóstico. Los protocolos indican que los pacientes con síntomas tienen que estar aislados, y el personal que los atiende debe usar trajes especiales, guantes, botas y gafas de seguridad para evitar contacto con sus fluidos. Puesto que la enfermera ya se encuentra bajo estos controles, la Consejería de Sanidad ha llamado a la calma y asegurado que tienen la situación «bajo control».

Cerca de 190 personas que estuvieron en contacto con los afectados están bajo vigilancia sanitaria. Solo en los casos de mayor riesgo se les ha pedido aislamiento domiciliario, pero todos deben tomarse la temperatura dos veces al día durante dos semanas, que es el periodo de incubación del virus. La lista de personas en supervisión, reconoció la Consejería de Sanidad madrileña, podría ampliarse durante los próximos días.

«El virus, en realidad, la mayoría de veces se transmite por las garrapatas, y a veces por otros vectores animales», aseguró Ferrán Segura, experto en las enfermedades que transmiten estos ácaros y portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc). «Entre humanos puede ocurrir, pero es menos habitual y exige un contacto mucho más directo». El ébola, recalcó, es más grave y más proclive al contagio.

Temas

  • NACIONAL

Comentarios

Lea También