Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Estudiantes de Erasmus en Italia: «La situación se está magnificando»

La mayoría de jóvenes ha optado por quedarse en Turín y Roma porque creen que «desde fuera se ve más grave de lo que es»

EFE

Whatsapp
Dos turistas japonesas, paseando ayer por el centro de Turín. FOTO: EFE

Dos turistas japonesas, paseando ayer por el centro de Turín. FOTO: EFE

Varios estudiantes de Erasmus que están en Turín -capital del Piamonte italiano- y en Roma han confirmado que no prevén volver a casa porque creen que «se está magnificando la situación» del coronavirus y aseguraron que la vida allí «es normal «.

Aunque la presencia de guantes y mascarillas en el transporte público obligan a plantearse si es seguro quedarse en Turín o no, Pol Guixeras, estudiante barcelonés de Erasmus en aquella ciudad italiana, no prevé volver a Barcelona. «Sé que un par de estudiantes han vuelto a sus países, pero yo me quedaré, al igual que todos mis compañeros de piso», explicó ayer vía telefónica este estudiante de Comunicación Audiovisual de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB).

Tampoco Julia Sanabria, estudiante de Ingeniería Biomédica de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), que está de Erasmus en la Politécnica de Turín, se ha planteado volver a casa en Badalona, aunque su compañera de piso portuguesa sí que lo ha hecho.

«Sólo unos cuantos estudiantes portugueses y españoles están volviendo a casa», reconoció, pero añadió que la mayoría lo hacen por presiones de la familia o por recomendaciones de la universidad.

En la región del Piamonte, el pánico se ha contagiado más rápido que el coronavirus. A pesar de encontrarse a unos 200 kilómetros del foco de contagio más cercano, y que sólo se han confirmado tres casos en la región, la Universidad y la Politécnica de Turín y la Universidad del Piamonte anunciaron el pasado domingo la cancelación de las clases, de momento, durante esta semana.

En Turín, a pesar del alarmismo, la gente sigue haciendo vida normal y son muy pocos los que con máscaras por la calle. «Todavía hay gente en las calles y en los bares, sólo han cerrado los museos, las universidades y las discotecas», aclara Sanabria, que considera que «desde fuera se ve más grave de lo que realmente es. Se ha magnificado la situación». «La gente se ha dejado llevar por el pánico», según Guixeras, que dice que no para de recibir mensajes y llamadas de sus amigos y familiares,

El estudiante, que llegó a Turín hace apenas una semana -pocos días antes de que se detectara el primer caso de coronavirus- considera que los medios están contribuyendo a incrementar la sensación de dramatismo: «La situación no es grave, creo que los medios están jugando a espectacularizar un hecho que podría ser una noticia breve para cerrar el telediario. A veces es difícil, no imposible, conseguir productos como pasta, huevos, leche o arroz, pero sólo hay que buscar en otro supermercado», dice Pol. Algo con lo que Julia todavía no se ha encontrado: «Dicen que en algunos barrios faltan alimentos en los supermercados pero en el centro sigue habiendo de todo».

Temas

Comentarios

Lea También