Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Europastry crece en Vallmoll con el pan de hamburguesa

La compañía acaba de invertir 15 millones de euros en su planta del Alt Camp, entre las mayores del grupo con una capacidad de producción de 83.000 toneladas anuales de pan, para poner en marcha una línea de Panburger

Núria Pérez

Whatsapp
La planta de Vallmoll cuenta con 325 trabajadores y donde se fabrican también las familias de pan rústico y Gran Reserva.

La planta de Vallmoll cuenta con 325 trabajadores y donde se fabrican también las familias de pan rústico y Gran Reserva.

Europastry, la multinacional catalana especializada en la producción de pan y bollería ultracongelada, sigue creciendo en Tarragona.

La empresa que hace cuatro años inauguró su octava línea de producción en Sarral (Conca de Barberà), que supuso la creación de 60 empleos directos y una inversión de 20 millones de euros, acaba de destinar cerca de 15 millones de euros a la puesta en marcha de una línea de panes para hamburguesa en su fábrica de Vallmoll (Alt Camp), que emplea a 30 trabajadores, de los cuales, un 30%, 9 son nuevos empleados.

La nueva línea de Vallmoll es fruto de la gran demanda de ete tipo de panes que tiene la compañía tanto en España como en los mercados internacionales. Con ella, la planta del Alt Camp, que se inauguró en el año 2001 y donde actualmente trabajan 325 empleados, pasa a tener una capacidad productiva de aproximadamente 83.000 toneladas anuales de pan.

Por su parte, la planta de Sarral está especializada en bollería. La fábrica se inauguró en 1992 con cuatro líneas de bollería, que fueron ampliadas en 1997 con tres de pan y en 2012 con la de Viennoserie Caprice, la única dedicada en España (hay otra en Holanda) a la producción de bollería prefermentada de alta gama, que se caracteriza por el uso de mantequilla y por procesos de elaboración premium con largos reposos de las masas.

La factoría de la Conca de Barberà fabrica 207 productos diferentes de bollería y 64 de pan y emplea a 400 trabajadores de media, especialmente en verano cuando la demanda se dispara coincidiendo con la campaña turística.

De hecho, buena parte de su producción va dirigida al sector de la restauración y la hostelería, junto a los comercios tradicionales especializados y las grandes superficies de distribución.


Valor añadido
Los productos de valor añadido son la apuesta de ambas plantas, que se encuentran, junto a la fábrica de Rubí (Vallès Occidental) entre las tres más grandes del grupo, que cuenta con quince centros de producción en todo el mundo, incluido EEUU (Nueva York y Nueva Jersey) y Holanda (Oldenzaal).

En el caso de Sarral, según Martí Rull, director gerente del centro productivo, los croissants con todo tipo de rellenos y gramaje; de chocolate, cereales, crema, crudos, prefermentados, etcétera, que se exportan a la Unión Europa(incluida la propia Francia), los Estados Unidos y el sudeste asiático. Además, también son fuertes en napolitanas y productos de hojaldre.


Terreno disponible
La planta no tiene prevista ninguna inversión importante a corto plazo aunque Martí Rull recuerda que la empresa tiene disponibles 10.000 metros cuadrados de terreno para crecer y sumar a los 19.000 metros cuadrados de superficie total construida de las instalaciones actuales.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También