Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Golpe de EEUU al ISIS en Afganistán con 'la madre de todas las bombas'

Washington dio luz verde al uso del proyectil más grande empleado desde la II Guerra Mundial para acabar con una base del Estado Islámico. Al menos 36 yihadistas habrían muerto

Agencias

Whatsapp
Fotograma del vídeo que muestra el momento en que la bomba GBU-43 impacta contra una base del ISIS en la  provincia de Nangarhar. FOTO: EFE

Fotograma del vídeo que muestra el momento en que la bomba GBU-43 impacta contra una base del ISIS en la provincia de Nangarhar. FOTO: EFE

Baber Khan Sahel

El bombardeo en Afganistán con el proyectil GBU-43, apodado «la madre de todas las bombas», acabó con una estratégica base del Estado Islámico (ISIS) y con la vida de al menos 36 de sus miembros, aunque autoridades locales en la provincia de Nangarhar hablan de al menos 92 muertos.

«Era el arma correcta contra el objetivo correcto», indicó ayer el jefe del contingente estadounidense en Afganistán, el general John Nicholson, al hacer balance del bombardeo que se produjo el jueves y en el que Washington dio luz verde al uso de la bomba convencional más grande empleada desde la II Guerra Mundial.

«De acuerdo con la información que tenemos hasta ahora, 92 miembros del ISIS, la mayoría de ellos extranjeros y líderes, murieron», dijo el portavoz del gobernador de Nangarhar, Attaullah Khogyanai.

Nicholson, también máximo responsable de la misión de la OTAN en el país, explicó que el objetivo era acabar con un complejo de túneles, cuevas y búnkeres en el distrito Achin de Nangarhar, que el ISIS utilizaba como una base de operaciones. En ese contexto, dijo Nicholson, la bomba, de 10 toneladas, se presentaba como «un arma efectiva» para acabar con un «gran obstáculo» en la lucha contra el grupo yihadista en Afganistán.

El portavoz del Ministerio de Defensa afgano, Dawlat Waziri, dijo que solo una familia vivía cerca del lugar del bombardeo y que había sido evacuada ayer, pocas horas antes de la acción militar. «El área bombardeada era imposible de despejar sin esta operación y era la única opción contra esta base, ya que en una parte tenía una profundidad de cerca de 30 a 40 metros», indicó.

Tras el lanzamiento de la bomba GBU-43 por parte de EEUU, los medios rusos recordaron que Moscú guarda en sus arsenales al «padre de todas las bombas», un proyectil cuatro veces más potente. Aunque todo lo que rodea a este arma es información confidencial, se sabe que se trata de una bomba termobárica, conocida en Rusia como Bomba Aérea de Vacío de Potencia Aumentada (AVBPM, por sus siglas en ruso), según publicaron ayer RT y Sputnik.

Temas

  • INTERNACIONAL

Lea También