Más de Noticias

Habitación de hotel con cama supletoria... para perro

El Hotel SB Ciutat de Tarragona fue uno de los pioneros en incorporar el 'Pet Friendly' a su oferta

Rafael Servent

Whatsapp
Una trabajadora del hotel SB Ciutat de Tarragona prepara una habitación para acoger a un cliente alojado con su mascota. Foto: Pere Ferré

Una trabajadora del hotel SB Ciutat de Tarragona prepara una habitación para acoger a un cliente alojado con su mascota. Foto: Pere Ferré

Cuando un cliente llega al hotel SB Ciutat de Tarragona con su animal de compañía, en recepción echan un vistazo al tamaño de la mascota. No lo hacen para establecer filtros ni barreras de entrada. Es para saber qué medida de cama y cuencos para agua y comida tienen que instalar en la habitación.

«Las mascotas –explica Sandra Salas, directora de este hotel– tienen sus propias amenities, que son una camita de su tamaño, los cuencos para la comida y el agua, y unas bolsitas sanitarias para sus deposiciones». En el sector de la hostelería, el término ‘amenities’ se refiere a todos aquellos artículos que un huésped encuentra al entrar a su habitación y que ayudan al bienestar de su estancia o a mejorar su experiencia de cliente. El calentador de agua y las bolsitas de té, la fuente con fruta fresca... o el cuenco con agua del tamaño adecuado.

Como todo cliente, ese animal de compañía también paga su alojamiento. Son 15 euros por estancia (sin importar la duración), como complemento por una limpieza más profunda tras la salida de la habitación asignada.

El SB Ciutat de Tarragona, fundado en 1998, fue el primero de esta cadena hotelera nacida en Tortosa –que hoy tiene cuatro establecimientos en Barcelona, dos en Tarragona y uno en Tortosa– en adoptar la política ‘Pet Friendly’. «Lo hicimos prácticamente desde el principio –explica su directora–, cuando vimos que había un segmento de la clientela que viaja con sus mascotas y no encontraba dónde alojarse».

Cuenta que, aunque no es una parte significativa de sus clientes, tiene efectos muy positivos. «Simplemente no te cierras puertas», explica, que en ningún caso restan, sino que suman: «No suele pasar que otros clientes se quejen por la mascota. Y quienes vienen con ella, lo valoran mucho. Sólo hay que ver los comentarios positivos que dejan en Trip Advisor».

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También