Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Hallan en su celda el cadáver del asesino de un boxeador español

El autor material del asesinato del exboxeador Roberto Larralde, José Ramón Vega Martínez, apareció ayer muerto en la celda de la prisión gallega en la que se encontraba cumpliendo pena

Agencias

Whatsapp
Roberto Larralde.

Roberto Larralde.

El fallecido había sido condenado a 21 años de cárcel por la Audiencia Provincial de León debido a la muerte violenta ejercida sobre el deportista leonés en septiembre de 2014, en la localidad de Santa Olaja de la Ribera. En el fallo, el tribunal le impuso 20 años por un delito de asesinato con alevosía y con el agravante de recibir una recompensa por el mismo. Además, también estableció otro año de cárcel por tenencia ilícita de armas. La mujer del fallecido recibió en la mañana de ayer una llamada de la cárcel de La Coruña para confirmar el suceso. "Estaba impresionadísima, me llamó a todo llorar", señaló el letrado de José Ramón. Los forenses levantaron el cuerpo y lo desplazaron al Instituto Anatómico de La Coruña, donde se le están practicando la autopsia que dé a conocer los motivos del suceso. El Juzgado Número 2 de Betanzos está llevando a cabo las diligencias oportunas y hasta el momento no se ha ofrecido ninguna información sobre la muerte.

En la actualidad, el abogado de Vega, Fernando Rodríguez Santocildes, trabajaba en elaborar un recurso para presentar ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León en contra de la sentencia emitida por la Audiencia Provincial de León, reclamando la puesta en libertad de su cliente. Vega mantuvo su inocencia durante el proceso. "No maté a Roberto" o "era mi amigo no se me pasaría por la cabeza matarle" fueron algunas de sus declaraciones durante el juicio. Pese a la versión del condenado, los hechos probados por el jurado popular indicaron que José Ramón Vega había ejecutado, por la espalda y de un disparo, a Roberto Larralde. Éste había sido instigado por Julio López, empresario maderero y amante de la mujer de Larralde, Miriam Caballero, quienes también fueron condenados. Como cerebro de la operación fue declarado culpable el detective Froilán Alvarez, amigo de Julio.

 

Temas

  • NACIONAL

Lea También