Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Iglesias da un sonoro portazo al PSOE

Alfonso Torices

Whatsapp

La sintonía entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias había sufrido en las últimas semanas un serio deterioro, pero su cara a cara de ayer certificó que lo que pudo ser una amistad ha dado paso a una profunda enemistad. Los líderes de PSOE y Podemos mantuvieron en el Congreso un combate dialéctico implacable, en el que uno y otro se emplearon sin piedad en un intercambio continuo de golpes, muchos bajos. La cosa acabó como empezó, con el ‘no’ asegurado de Iglesias a la investidura de Sánchez. Pero por el camino quedó la sensación de que a PSOE y Podemos no les resultará sencillo sentarse de nuevo a negociar a partir de la próxima semana.

El líder de Podemos pronunció un discurso plagado de citas del subcomandante Marcos, Maquiavelo o Pablo Iglesias –el otro, el que fundó el PSOE–. Las usó tanto para atacar a sus adversarios como para poner en entredicho el perfil izquierdista del PSOE.

Sánchez fue el principal objetivo de Iglesias, pero no el único. El líder de Podemos inició su intervención con un homenaje a quienes lucharon contra el franquismo. Y de ahí enlazó sin paréntesis con los populares. Primero, recordó que el PP «fue fundado por siete ministros de la dictadura» y a continuación acusó a sus diputados de ser «hijos del totalitarismo».

Tras Rajoy, llegó el turno para Albert Rivera, al que Iglesias describió como «un político hábil», líder de «la naranja mecánica». La alabanza fue solo un espejismo y reprochó a Rivera ser un instrumento de «las oligarquías». Iglesias, en el último turno de réplica, acabó fuera de sí cuando la bancada socialista le brindó un sonoro abucheo tras afirmar, en referencia a los GAL, que Felipe González tiene el pasado manchado de cal viva.

Temas

  • NACIONAL

Comentarios

Lea También