Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Noticias Política

Insultos y peticiones de dimisión en el primero de los diez días de luto

Pedro Sánchez reprocha a Pablo Casado haber convertido su estrategia de oposición en un «concurso de posados»

N. VEGA/EFE

Whatsapp
La portavoz del Grupo Popular, Cayetana Álvarez de Toledo, y el jefe de filas de los populares, Pablo Casado, en el Congreso. FOTO: MOYA/EFE

La portavoz del Grupo Popular, Cayetana Álvarez de Toledo, y el jefe de filas de los populares, Pablo Casado, en el Congreso. FOTO: MOYA/EFE

Los diez días de luto oficial por las más de 27.000 personas fallecidas en España por coronavirus comenzaron ayer en el Congreso entre descalificaciones y peticiones de la oposición para que el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, dimita

La sesión de control al Gobierno estuvo protagonizada por Grande-Marlaska y por los cambios producidos en la jerarquía de la Guardia Civil. La destitución del coronel Diego Pérez de los Cobos y la renuncia del director adjunto de operaciones, así como la imprevista aprobación de la equiparación salarial, sirvieron de detonante.

El protagonismo de Marlaska fue político, pero también numérico: respondió a siete de las quince preguntas planteadas por la oposición.

Antes, el presidente, Pedro Sánchez, defendió la derogación de la reforma laboral en los términos que propone su programa de Gobierno y enmarcó el proceso en el diálogo social (ver página siguiente). También acusó al líder del PP, Pablo Casado, de haber convertido su estrategia de oposición en un «concurso de posados», en lo que está compitiendo, en su opinión, con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

El líder de los populares había atacado antes al mandatario socialista por la gestión de la pandemia, pero sobre todo por el pacto suscrito la semana pasada con EH Bildu, lo que tachó de «broma macabra». Para Sánchez, este tipo de oposición, aparte de «oponerse a todo» y de «los posados», se caracteriza por las similitudes con Vox.

Su tono de respuesta a la pregunta siguiente del portavoz de ERC, Gabriel Rufián, fue distinto a pesar de que el diputado independentista no ahorró reproches. Acusó al presidente del Gobierno de dar prioridad a las «matemáticas» y no a la política, lo que entraña un riesgo «terriblemente peligroso», que es el de «dar aire a la derecha». En ERC ha molestado que el Ejecutivo haya contado con Cs para sacar adelante las cuarta y quinta prórrogas del estado de alarma. Rufián pidió a Sánchez que diga qué camino parlamentario quiere seguir.

El presidente apuesta por desarrollar el programa de Gobierno que esgrimió en su investidura por cuanto es «más necesario que nunca». Es decir, quiere contar con el bloque de partidos que le permitieron seguir en la Moncloa.

Grande-Marlaska mantuvo como leitmotiv que desconocía el informe que la Guardia Civil ha enviado a la juez que investiga si las manifestaciones del 8-M provocaron la expansión de la Covid-19, y aseguró que nunca, ni antes como juez ni ahora como ministro, ha incurrido en injerencias. El ministro criticó que la oposición se afane en «instrumentalizar» las Fuerzas de Seguridad, supuesto también empleado por Iglesias, aunque con más vehemencia, ya que preguntó al PP si estaba llamando a la Guardia Civil a la «insubordinación».

Temas

Comentarios

Lea También