Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Irak no reconocerá el resultado del referéndum kurdo

El presidente de la región autónoma, Masud Barzani, dispuesto a una ‘larga negociación’ con Bagdad

Diari de Tarragona

Whatsapp
El presidente de la región autónoma del Kurdistán iraquí, Masud Barzani, en un acto de campaña en Erbil (Irak), el viernes. Foto: mohamed messara/efe

El presidente de la región autónoma del Kurdistán iraquí, Masud Barzani, en un acto de campaña en Erbil (Irak), el viernes. Foto: mohamed messara/efe

El primer ministro de Irak, Haidar al Abadi, aseguró ayer en un discurso dirigido a la nación que el Gobierno no reconocerá el resultado del referéndum de independencia de la región autónoma del Kurdistán que se celebrará hoy. «El referéndum de secesión es una decisión unilateral, contrario a la Constitución y la convivencia pacífica, y no vamos a reconocerlo ni tampoco sus resultados», dijo Al Abadi en un discurso televisado en el que subrayó que «dará pasos para preservar la unidad de Irak».

El primer ministro agregó que Irak se enfrenta a «un intento de «división sobre bases étnicas y nacionales cuyo objetivo es romper la unidad del país». Culpó a los lideres de la región del Kurdistán de sus propios problemas económicos y rechazó que la crisis que vive la autonomía haya sido causada por Bagdad. Al Abadi acusó, además, indirectamente a los dirigentes kurdos iraquíes de apropiarse de la producción diaria de 900.000 barriles de petróleo de la región, que equivale a «un cuarto» de la producción de Irak. Con estos ingresos, «¿por qué no pagan los salarios de sus funcionarios?», se preguntó Al Abadi, antes de insistir en que los problemas del Kurdistán se deben a cuestiones «internas», como resultado de «la corrupción y de la mala administración» provincial.

El primer ministro iraquí arguye que el referéndum es unilateral y va contra la Constitución

El primer ministro iraquí agregó que «el régimen del tirano Sadam Husein persiguió a todos los iraquíes: árabes, kurdos, turcomanos y otros componentes», en relación a que los kurdos siempre hacen referencia a las masacres cometidas entonces para insistir en la necesidad de conseguir la independencia.
La intervención de Al Abadi coincidió con una rueda de prensa del presidente del Kurdistán iraquí, Masud Barzani, en Erbil, en la que mostró su disposición a entablar un «largo» diálogo con Bagdad, de «uno, dos o más años», para garantizar una buena vecindad tras la consulta.

«Estamos dispuestos a iniciar negociaciones con Bagdad indefinidas, que pueden durar un año o dos o más, pero este diálogo se centrará en cómo podemos ser buenos vecinos, un diálogo constructivo, y vamos a darle todo el tiempo», dijo Barzani. El líder kurdo adujo que esta consulta no se realiza para «delinear las fronteras e imponer estados en el Kurdistán», sino que «estamos preparados para el proceso con Bagdad», pero aclaró que «no volverán» al «acuerdo fallido» con el Gobierno central establecido en 2005 en la constitución.

En referencia a la comunidad internacional, que ha rechazado frontalmente este plebiscito, cuestionó: «¿Es un crimen preguntar al pueblo del Kurdistán de una manera democrática y pacífica para que se expresen libremente sobre su futuro?».

En respuesta a las acusaciones de que este referendo desestabilizará la región, el líder señaló: «No somos una amenaza». Además, mostró su esperanza de que Turquía no cierre sus fronteras con el Kurdistán.

Por último, indicó que las tropas kurdas «peshmergas» y las unidades del Ejército iraquí tienen «buena relación» y el ejemplo de ello han sido las operaciones militares en las que se han tenido que coordinar, como en Mosul y Tel Afar (norte de Irak) para derrotar al grupo yihadista Estado Islámico (ISIS).

Temas

Comentarios

Lea También