Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Irene Montero: «La gente no es idiota y sabe qué piensa cada ministro»

Llamamiento a la unidad. La responsable de salud no niega las diferencias en la coalición por la gestión de la crisis aunque defiende que «esto es política gubernamental y ahí estamos todos a una».

MIGULE ÁNGEL ALFONSO

Whatsapp
La ministra de Igualdad, Irene Montero, durante una comparecencia en una comisión.  FOTO: CONGRESO

La ministra de Igualdad, Irene Montero, durante una comparecencia en una comisión. FOTO: CONGRESO

Solo tres meses después de recoger la cartera de Igualdad, la ministra Irene Montero (Madrid, 1988) se enfrenta junto al resto del Gobierno encabezado por el presidente Pedro Sánchez a la crisis sanitaria más grave de la historia de la democracia.

Con las críticas de la oposición arreciando por mantener las marchas feministas del 8-M y padeciendo un doble encierro en su domicilio después de dar positivo por Covid-19 el pasado 12 de marzo –algo que también ha afectado a otros ministros–, su departamento acaba de presentar un paquete de medidas destinadas a las víctimas de violencia de género, más vulnerables ahora por estar obligadas a pasar las 24 horas del día junto a sus maltratadores.

¿Cómo se encuentra, ministra?

Estoy bien. Es relativamente frecuente que te encuentres sin síntomas y creas que ya estás recuperada pero sigas teniendo el virus, por eso me piden mantener las medidas de cuarentena.

En esta situación de confinamiento, muchas mujeres víctimas de violencia de género se ven obligadas a convivir con su maltratador.

Sabíamos que se iba a producir un repunte, como ocurre en épocas vacacionales. Con el añadido de que puede haber muchas mujeres que ni siquiera sepan que si se ven en una situación de peligro pueden salir a la calle a pedir auxilio porque se las va a cuidar. Hemos reforzado las medidas de prevención y de protección, tanto es así que ONU Mujeres se ha interesado por nuestro plan de contingencia para que sea aplicado en otros países.

¿En qué se concretan estas medidas especiales?

Hemos declarado esenciales los servicios que tienen que ver con la atención de la violencia machista, reforzado los existentes, como es el caso del 016, y creado nuevos mecanismos como un servicio de ayuda psicológica por Whatsapp (se puede contactar en los teléfonos 682 916 136 y 682 508 507). Además, garantizamos que los centros de acogida continúan funcionando, también para víctimas de explotación sexual.

¿De qué medios dispone una víctima de maltrato para lanzar un mensaje de auxilio en estos momentos tan particulares?

Hay tres formas alternativas que no implican tener que hablar por teléfono, que es una de las cuestiones que entendíamos que se podía poner complicada con el confinamiento en marcha. Por un lado está la ‘Mascarilla-19’, una fórmula puesta en marcha por las diferentes Comunidades Autónomas con la que las mujeres pueden acudir a las farmacias para avisar de su situación de inseguridad. La aplicación de la Policía, Alertcop, también permite avisar mediante geolocalización, y además hemos puesto en marcha un correo electrónico en el que se puede pedir ayuda (016-online@mscbs.es).

¿Han aumentado durante estos días de cuarentena las llamadas al 016?

Sí, pero este incremento no solo nos está indicando que puede haber un aumento de la violencia, sino también que las mujeres confían en los mecanismos que las instituciones ponemos a su servicio para que sepan que no están solas.

La oposición ha colocado a las marchas del Día de la Mujer en el centro de su diana. Les culpan de favorecer la transmisión del virus por las manifestaciones que se celebraron en toda España hace un mes.

Cargar contra el 8 de marzo, como hace la extrema derecha, es una opción ideológica, no científica. Durante las anteriores semanas los contagios se empezaron a reproducir de forma más preocupante mientras se celebraban eventos deportivos, culturales, movilizaciones… No solamente en España, también en otras partes de Europa que se están enfrentando a la misma situación que nosotros.

¿Cree que se tomaron tarde las medidas de emergencia para contener la pandemia, como algunos critican?

Hemos sido el país de nuestro entorno que con más rapidez implementó las medidas. Todos los países nos estamos enfrentando a algo desconocido, con la misma falta de material, y Gobiernos de distinto signo. Lo importante por encima de todo es ser muy humildes, ahora es el momento de actuar, cuando esto pase será el momento de analizar y de mejorar todo lo que debe ser mejorado.

¿Cómo valora la actitud que están teniendo los partidos de la oposición durante esta crisis sanitaria?

Nuestra obligación ahora mismo es no entrar en polémicas partidistas porque nos enfrentamos a una situación muy dura. Todavía quedan días muy difíciles en nuestros hospitales y hay familias que lo están pasando muy mal, que tienen el virus o que llevan días sin poder salir a la calle con sus hijos. Ahora toca actuar para frenar la curva de contagios y salvar vidas. De las situaciones difíciles se sale juntos y no dejando a nadie atrás.

Sin embargo, se observa en el ambiente una cierta crispación social.

Durante estas semanas hay muchas campañas de bulos y de odio, pero la sociedad está siendo capaz de desactivarlas. Lanzar bulos es muy irresponsable con la situación que está viviendo España, sobre todo porque la mayoría de los españoles está demostrando una gran solidaridad independientemente de la opción a la que voten.

Muchos ciudadanos temen quedarse en paro o perder sus ahorros durante este año debido a la crisis.

Cuando pase esta emergencia sanitaria que estamos viviendo a nosotros se nos podrán hacer muchas críticas, pero nunca se podrá dudar de que este Gobierno ha actuado con el objetivo siempre de salvar vidas, y de que no solamente estamos atajando la emergencia sanitaria, también hemos tenido claro desde el principio que había que construir un ‘escudo social’ para que no sufran las personas vulnerables o las que se están viendo económicamente afectadas. Ya vimos lo que se hizo en 2008, intentar salvar solo a las grandes entidades financieras. Ahora hemos aprendido la lección.

¿Han encontrado reticencias en la coalición de gobierno para aprobar estas medidas económicas?

Todo el mundo sabe lo que pensamos las diferentes personas y partidos que componemos este Gobierno. Lógicamente un Gobierno, ante una situación desconocida como esta, tiene que debatir, y si no hubiésemos debatido seríamos un Gobierno irresponsable. Lo importante es que, además de debatir, estamos actuando, y lo que hacemos es política del Gobierno, no de un solo partido. Creo que la gente no es idiota y que sabe lo que pensamos cada uno, pero esto es política gubernamental y ahí estamos todos a una.

¿Cómo va a volver el país a la normalidad? ¿Es un proceso que se hará de forma escalonada?

Primero hay que ver cómo evoluciona esta fase de confinamiento más estricto, sabemos que son medidas duras pero totalmente necesarias según los comités de científicos. La gente no tiene que tener ninguna duda de que haremos lo necesario para salvar todas las vidas posibles y frenar el contagio. Vamos a escuchar a las autoridades sanitarias y en función de su criterio, actuaremos.

Ahora que el teletrabajo se ha impuesto como fórmula para continuar con la actividad laboral, ¿será más fácil implementar medidas de conciliación entre la población?

Muchas personas que teletrabajan en esta situación de confinamiento se están encontrando con las mismas dificultades. Los niños y las niñas tienen derecho a pasar tiempo con sus padres y con sus abuelos. Tenemos derecho a buscar adaptaciones de nuestro horario de trabajo para compartir tiempo con nuestra familia. Son lecciones muy valiosas que estamos viviendo ahora y tienen que ser una línea de actuación fuerte del Gobierno cuando pase esta emergencia. La vida tiene que estar ahí para vivirla.

¿Lleva bien la rutina de una ministra del Gobierno que teletrabaja desde casa?

Como muchísima otra gente durante estos días de confinamiento. Organizando con su pareja el cuidado de los niños, teniendo reuniones telemáticas, intentando adaptarnos los horarios para hacer posibles esas largas jornadas de trabajo que antes hacíamos en el ministerio o en el Congreso. Si los españoles están poniendo todo su empeño para que esto pase, el Gobierno no puede ser menos y tiene que estar al pie del cañón.

Temas

Comentarios

Lea También