Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Jamonería V&M Marisquería, nuevo aliciente gastronómico del Serrallo

Información patrocinada

Joan Boronat

Whatsapp
Enrique Martínez y Vanya Petrova detrás de la barra del nuevo establecimiento.  Foto: pere ferré

Enrique Martínez y Vanya Petrova detrás de la barra del nuevo establecimiento. Foto: pere ferré

El entrañable barrio marinero del Serrallo concentra una de las más interesantes ofertas gastronómicas de Tarragona, donde el pescado y el marisco son los reyes.

Desde hace escasamente tres meses esta oferta se ha ampliado con la apertura de Jamonería V&M Marisquería, aprovechando un local históricamente dedicado a la restauración. Con esta nueva denominación, Enrique Martínez y su pareja Vanya Petrova, se han estrenado al frente del restaurante, donde es posible degustar las suculentas especialidades que Enrique oficia ante los fogones.

El chef, con veinte años de experiencia, tiene un larga trayectoria-los últimos diez años como jefe de cocina-en distintos y reconocidos restaurantes del Camp de Tarragona.

Pero a su llegada, o mejor dicho, retorno al Serrallo, ahora regentando su propio establecimiento, se ha granjeado rápidamente la confianza de una nutrida clientela, sabedora de lo que aquí se cuece. Cuenta diariamente con «caras nuevas, por la recomendación de quienes ya nos conocen», afirma Enrique Martínez. En Jamonería V&M Marisquería, el atractivo reside, por la mañana, en los desayunos de tenedor, al precio de 11 euros, en los que se sirve pan con tomate y jamón, con una ensaladita y uno de los platos del día, como callos con garbanzos, sepia a la plancha, rabo de buey o estofado, entre otros, con bebida y café incluido.

Para las comidas dispone de un menú diario donde se puede escoger uno, de entre tres primeros y tres segundos platos, que se renueva todos los días, en el cual, teniendo en cuenta que todavía estamos en verano, se puede degustar gazpacho, surtido de pastas y ensaladas, suquet de peix, estofado o cordero a la plancha, por citar algunos ejemplos, además de postre y bebida, por 12,50 euros.

En las cenas está la carta de tapas y raciones, de las más suculentas y variadas, como calamares salteados con verduritas y habitas, pulpo a la plancha, bravas de la casa...tablas de jamón de cebo y de bellota, además de toda clase de embutidos ibéricos.Los arroces, de pescado y marisco, negro o caldoso de bogavante y fideuá, tambén son muy solicitados.

Llegado los fines de semana el menú de 17,50 euros, con tres primeros y tres segundos de donde escoger, incluye ensalada con queso de cabra y vinagreta, el arroz caldoso de bogavante, entrecot, suprema de merluza con verduras, y mucho más.

A destacar, los postres de elaboración casera, con flan de huevo y caramelo, panacota, mus de yogurt con puré de mango y trocitos de melón y frutas del bosque, o la macedonia con jarabe de canela.

Todo ello acompañado por una amplia carta de vinos de distintas denominaciones de origen: Terra Alta (es el vino de la casa), Priorat, Rias Baixas, Penedès, Somontano, Montsant, Ribera del Duero y cavas de prestigio. El comedor tiene una capacidad para 20 personas y dispone de un local anexo, como comedor privado, para una treintena de comensales.

Temas

  • GASTRONOMÍA

Comentarios

Lea También