Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Jordi Jané: 'CDC y Unió no deberíamos tirarnos los platos a la cabeza'

Entrevista al nuevo conseller de Interior de la Generalitat
Whatsapp
Jordi Jané, en su casa de Torredembarra. Tiene dos hijos y se le suele ver en el palco del Nàstic. Foto: Lluís Milián

Jordi Jané, en su casa de Torredembarra. Tiene dos hijos y se le suele ver en el palco del Nàstic. Foto: Lluís Milián

– No sé si felicitarle o darle el pésame... Con la que se le viene encima.

– Siempre es un honor ocupar un cargo en el Govern. No es para nada un peso. Todo lo contrario. Pienso poner la máxima ilusión y dedicación.

 

– ¿Cómo se enteró del nombramiento?

– Me llamó el President para preguntarme si quería asumir esa responsabilidad. Le dije que estaba a su disposición.

 

– ¿Qué pensó cuando le ofreció el cargo?

– Que era un reto, pero al mismo tiempo una ruptura al dejar de ser diputado por Tarragona, a la que he intentado representar lo mejor posible. Para aceptar también valoré que habría alguien del territorio en el Govern.

 

– ¿Por qué cree que le escogió el President Artur Mas?

– No lo sé. Hay muchas personas que también serían capaces de desarrollar este trabajo. Domino el ámbito de Interior ya que he sido portavoz de CiU en el Congreso en temas de Interior.

 

– Y estuvo en la comisión de investigación de los atentados del 11 de marzo de 2004.

– Sí. Interior no es una tema que me sea ajeno.

 

– La colaboración entre los Mosos d’Esquadra y la Policía está un poco tocada en la lucha antiterrorista.

– Buscaré la máxima colaboración entre las policías locales, las estatales y los Mossos d’Esquadra. Delante de una amenaza terrorista toda colaboración es poca. Nos equivocaríamos mucho si construyésemos compartimientos estancos. Debemos trasladar la información y estar todos atentos.

 

– Por tanto intentará mejorar usted las relaciones con el Ministerio del Interior.

– Espero que las relaciones sean leales y tengan el objetivo común de evitar atentados.

 

– ¿Cómo es su relación con el ministro, Fernández Díaz?

– Nos conocemos desde hace mucho tiempo. Tenemos que diferenciar las relaciones políticas de las personales. Más allá de las discrepancias en el ámbito político, he tenido una relación personal con él.

 

– ¿El feeling personal puede ayudar a mejor el ambiente?

– Espero que entre todos seamos capaces de que el ambiente sea de máxima colaboración.

 

– Posiblemente usted sea de los consellers que mejor conoce la idiosincrasia de Madrid. Ha sido diputado desde 1986. ¿Son tan ‘malos’ como los pintan desde aquí?

– El adjetivo no es ser malo o bueno. No voy a caer en eso. Lo que sí es verdad es que la situación política que se vive en Madrid y la que vivimos en Catalunya es diferente. Hubo un punto de inflexión.

 

– ¿Cuál?

– El 8 de abril de 2014 en que una gran mayoría del Congreso rechazó que el pueblo de Catalunya pudiese organizar un referéndum legal y acordado. En pleno siglo XXI, se ha de poder conocer la voluntad de los catalanes. La ruptura se produce cuando no se deja al pueblo poder votar.

 

– ¿Cuál es su principal reto en su conselleria?

– El día a día. Por ejemplo hoy (ayer para el lector) que haya una buena verbena, mañana (hoy), la operación retorno... Es decir, lo de grandes planes y grandes estructuras queda muy bien decirlo, pero en temas de seguridad el reto es diario. Hoy te vas a dormir tranquilo y mañana te levantas desesperado. En todo caso, quiero impulsar la lucha contra la delincuencia internacional y la ciberdelincuencia.

 

– Usted ha entrado en el Govern a raíz de la ruptura entre CDC y Unió. ¿Cómo la ha vivido a nivel personal?

– La he vivido con un sentimiento de respeto. Con Martí (Barberà, el otro diputado por Tarragona, de Unió) hemos recorrido un largo camino juntos. Pero hay momentos en la historia en que los partidos toman sendas diferentes y ya no podemos seguir juntos.

 

– Respeto. ¿Y tristeza?

– Las rupturas nunca son agradables, pero el camino que impulsa el President Mas necesita de una apuesta firme y con unidad de criterio. Me hubiese gustado más continuar juntos. No lo vivo con tristeza, ha sido inevitable.

 

– ¿De verdad cree que la ruptura puede ser ‘amistosa’?

– Estoy convencido de que dos formaciones adultas y con trayectoria histórica sabrán hacer las cosas bien. No es el momento de tirarnos los platos a la cabeza sino de afrontar la ruptura de manera ordenada, respetuosa y seria.

Temas

  • CATALUNYA

Comentarios

Lea También