Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Jornada bajo el terror islamófobo y yihadista en Londres y París

Mientras en la capital británica la comunidad musulmana fue el objetivo de un ciudadano galés, en los Campos Elíseos un kamikaze murió tras colisionar su coche contra un furgón policial

EFE

Whatsapp
Varios agentes de la policía ‘sellan’ el lugar del suceso ante algunos vecinos de la zona. Foto: EFE

Varios agentes de la policía ‘sellan’ el lugar del suceso ante algunos vecinos de la zona. Foto: EFE

Londres y París volvieron a sufrir ayer otra jornada de violencia terrorista, aunque con polos contrapuestos. En la capital británica, la comunidad musulmana se convirtió en el objetivo del cuarto atentado terrorista que sufre el Reino Unido en apenas cuatro meses, en el que una persona murió y diez resultaron heridas, dos de ellas de gravedad, en un atropello junto a una mezquita de Londres.

Este ataque, tras otros tres consecutivos asumidos por el grupo yihadista Estado Islámico, da un giro de la amenaza terrorista a la islamofobia y carga un nuevo pesar sobre la sociedad británica, conmocionada también por el incendio de un edificio la pasada semana, en el que se da por muertas, hasta el momento, a unas ochenta personas.

El incidente ocurrido en la medianoche del domingo al lunes se produjo al término de los rezos del mes sagrado del Ramadán, cuando una furgoneta blanca atropelló a varios feligreses que abandonaban el templo en la calle Seven Sisters, próxima a Finsbury Park, en el norte de la ciudad.

Gran despliegue policial ante los Campos Elíseos, con el Renault Mégane del sospechoso a la izquierda. Foto: EFE

La policía detuvo a un hombre blanco, corpulento y de 47 años, que conducía el vehículo y actuó solo, y que fue retenido por las personas que estaban a las afueras de la mezquita.

Los medios locales identificaron  a ese sospechoso como Darren Osborne, un hombre casado y con cuatro hijos que vive en Cardiff, la capital de Gales, donde las fuerzas de seguridad registraron ayer una vivienda.

El secretario de Estado de Seguridad, Ben Wallace, informó de que el agresor no estaba fichado por la policía, si bien corroboró «un aumento de la ultraderecha» en el país.

‘Matar a musulmanes’

El Consejo Musulmán del Reino Unido tachó el incidente de «violenta manifestación» de islamofobia, y su secretario general, Harun Khan, solicitó un refuerzo urgente de la seguridad en las mezquitas del Reino Unido porque cuando concluya el Ramadán, el 24 de junio, comenzará el ‘Eid’ o festejo del fin del ayuno.
Varios testigos presenciales aseguraron que el atacante gritó que quería matar a musulmanes cuando fue apresado por los agentes.

Uno de ellos, Abdulrahman Saleh Alamoudi, relató que se encontraba junto con un grupo de fieles y que, en ese momento, ayudaban a un anciano que «se había caído», quizás a causa del calor, cuando la furgoneta se dirigió hacia ellos.

«Se nos vino encima esta furgoneta grande. Creo que al menos diez personas resultaron heridas y, afortunadamente, yo me las apañé para escapar», afirmó.
«Entonces, el tipo salió del furgón y le agarré. Estaba gritando: ‘Voy a matar a todos los musulmanes, voy a matar a todos los musulmanes’, al tiempo que iba dando puñetazos», relató.

Intento de atentado

Mientras, en París y horas más tarde, un intento de atentado kamikaze con coche-bomba contra las fuerzas de seguridad reactivaba la alarma antiterrorista en plenos Campos Elíseos a escasa distancia de la residencia oficial del presidente francés, Emmanuel Macron, al día siguiente de las elecciones legislativas en las que conquistó la mayoría absoluta parlamentaria. El atacante, un francés armado y fichado por los servicios antiterroristas, falleció por la detonación de los explosivos que portaba a bordo de un coche con el que arremetió contra una camioneta de la Gendarmería.

El suicida de París  intentaba un atentado con coche-bomba pero acabó abrasado dentro del vehículo

Los hechos se produjeron hacia las cuatro menos cuarto de la tarde en la avenida de los Campos Elíseos a un centenar de metros de un acceso a los jardines del palacio del Elíseo donde Macron iba a recibir tres horas más tarde al rey Abdalá II de Jordania. Un automovilista al volante de un Renault Mégane adelantó por la derecha a un convoy de furgones de la Gendarmería que circulaba en procedencia del Arco de Triunfo. Al llegar a la altura de la cabeza de la columna embistió voluntariamente contra la camioneta que abría la marcha y se produjo una explosión en el automóvil del agresor.

«Los gendarmes se precipitan a su camión para coger herramientas y rompen los cristales del coche. Un motorista les ayuda. Consiguen abrir el coche, que sigue en fuego. Sacan a un hombre y le arrastran hasta el suelo mientras otros utilizan extintores», relató un periodista del diario Libération que circulaba en moto por el lugar.

Una intensa humareda de color anaranjado se desprendió del Mégane en cuyo interior se encontraron dos bombonas de gas. Una dotación de bomberos sofocó el siniestro en pocos minutos. El automovilista portaba un cinturón de explosivos que «no funcionó como estaba previsto y le habría matado pero no en el acto», indicó una fuente policial al diario Le Figaro. Los ocho gendarmes que viajaban en el furgón atacado resultaron ilesos. Pertenecen a un escuadrón móvil de la Gendarmería con base en Chaumot.

Bombonas, fusiles y pistolas

Además de las bombonas, los investigadores descubrieron en el coche dos fusiles de asalto kalasnikov, un par de pistolas Glock 26 del calibre 9 milímetros y abundante munición. Nacido en 1985 en la localidad de Argenteuil (Valle del Oise), el conductor era objeto de una ficha S por los servicios antiterroristas debido a su radicalización islamista.

De la investigación se hizo cargo la sección antiterrorista de la Fiscalía de París que encomendó las pesquisas a la brigada criminal de la Policía Judicial y a la Dirección General de Seguridad Interior (DGSI). «Las fuerzas del orden en Francia han sido de nuevo el objetivo con esta tentativa de atentado», declaró el ministro del Interior, Gérard Collomb, que insistió en la necesidad de mantener el estado de emergencia por la «extremadamente elevada» amenaza terrorista.

El episodio se produjo muy cerca del lugar de los Campos Elíseos donde el pasado 20 de abril un yihadista asesinó a tiros a un policía e hirió a otros dos antes de ser abatido por los agentes. El ataque, registrado en vísperas de las elecciones presidenciales, fue inmediatamente asumido por el autoproclamado Estado Islámico.

El 6 de junio último, días antes de la primera vuelta de las legislativas, un argelino atacó a una patrulla policial delante de la catedral de Notre Dame e hirió en el cuello con un martillo a uno de los agentes al grito de «es por Siria».

Temas

Comentarios

Lea También