Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La F1 de los coches eficientes

Un equipo del instituto Pere Martell de Tarragona será el único de Catalunya que participará en una competición con vehículos eléctricos en Rotterdam
Whatsapp
El equipo de seis alumnos del instituto Pere Martell ultimando el diseño de su vehículo eficiente. Foto: Lluís Milián

El equipo de seis alumnos del instituto Pere Martell ultimando el diseño de su vehículo eficiente. Foto: Lluís Milián

En el edificio de especialidades técnicas del instituto Pere Martell de Tarragona el ruido de los sopletes se mezcla con el del martillo de los ebanistas.Un laberinto de talleres, en el que destaca el ritmo del equipo que dirige el profesor Josep Fresneda. Trabajan para acabar el Eleco, un prototipo de vehículo sostenible que mañana viaja a Rotterdam para participar en la Shell Eco-Marathon. La prueba, en la que participarán 230 equipos de estudiantes de 30 países, representa la máxima competición mundial en esta modalidad de vehículos.

El equipo del Pere Martell es el único de Catalunya que estará en la prueba. De hecho, ya estuvo el año pasado. Sin embargo, no fue del todo favorable. Éste no pudo validar el resultado de una prueba que consiste en recorrer la mayor distancia, dentro de un circuito, con un kilovatio de potencia. Un consumo que representa la energía que gasta un secador de pelo durante una hora.

El equipo del Pere Martell pecó de «inexperiencia» y no pudo superar «algunos problemas técnicos». Por ello este año se ha centrado en mejorar un prototipo que podría recorrer unos 200 kilómetros con éste kilovatio de potencia.

Laura Rovira, estudiante del grado de imagen y sonido, será la conductora de este artilugio. «Me gusta conducir y los karts, por ello no me lo pensé dos veces cuando me lo propusieron», explica esta joven de 19 años.

Rovira y Sandra Pérez se han encargado de la promoción del proyecto y de todo lo que tiene que ver con los carteles y vídeos. Y es que, aunque mayoritariamente el peso del diseño ha recaído sobre los alumnos de estudios técnicos, se trata de un proyecto transversal que involucra a todo el centro.

Desde el diseño gráfico del chasis al sistema eléctrico del vehículo lo han fabricado unos jóvenes que únicamente han incorporado el motor y las ruedas. Por ello, el grupo es tan multidisciplinar que tiene a dos estudiantes de telecomunicaciones, uno de soldadura y mecánicas y uno de automoció.

«La FP no hace trabajo de investigación, pero sí que innovamos, y éste es un claro ejemplo», describe el director del centro, Àngel Miguel Rodríguez. Por ello, el Pere Martell quiere incorporar la participación en la carrera como una actividad más dentro del programa formativo del centro. «Hemos definido unas áreas concretas de trabajo para establecer mecanismos que garanticen la continuidad», describe Miguel.

Entre las mejoras que se han introducido en la estructura, respecto al año pasado, está la reducción del peso. Cuando esté del todo acabado hará unos 60 kilos, lo que le permitirá circular a más de 30 kilómetros por hora. Aunque la velocidad real podrán comprobarla cuando consigan probar el coche. Se espera que sea hoy, aunque los trabajos van más atrasados de lo que preveían, lo que, en el último mes, les ha obligado a pasarse más de doce horas en el taller.

No será hasta el lunes cuando partirán los alumnos para empezar a familiarizarse con un ambiente en el que estarán rodeados de las principales firmas especializadas en movilidad y eficiencia energética. En estos días previos a la competición –que empezará el jueves de la semana que viene hasta el domingo– , podrán conocer a sus rivales. Equipos principalmente procedentes de universidades, entre los que incluso habrá uno que sale de la Agencia Especial Europea. Para Josep Fresneda «el objetivo es participar y que podamos obtener un resultado válido, mejorando el registro del año pasado».

El reto que se han fijado es llegar a los 100 kilómetros. Aunque este profesor está convencido de los beneficios que supone para los alumnos este proyecto, más allá de la prueba. Pone a modo de ejemplo que cuatro de los seis alumnos que durante el año pasado representaron al instituto en este evento encontraron un trabajo a partir de su participación. Algunos están trabajando en compañías que habían patrocinado el proyecto, una colaboración clave para la financiación de la iniciativa y que este año tiene entre sus colaboradores a Basf, Ammoto, Astave, Roberlo, Autolica, Gam, APA, SCA, Grupo Oliva, Sideco, Grupo Navec, Doga, Elringklinger, así como la Aest, Cepta y la Fundació Tarragona Smart City.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También