Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La agricultura ecológica creció un 10% el último año en Tarragona

Un total de cincuenta productores nuevos se sumaron a esta práctica durante el año pasado, lo que sitúa la superficie de cultivo en casi mil hectáreas
Whatsapp
La agricultura ecológica está detrás de la recuperación de tierras de cultivo. Foto: Lluís Milián/DT

La agricultura ecológica está detrás de la recuperación de tierras de cultivo. Foto: Lluís Milián/DT

Para la producción verde no hay crisis. La agricultura ecológica sigue haciéndose fuerte en Catalunya, que se ha convertido en un enclave estratégico para este sector que está detrás de la recuperación de la actividad agraria en nuestro país. Las estadísticas así lo demuestran. La superficie de cultivo se ha multiplicado por diez desde 2010, mientras que la cifra de empresas operadoras lo ha hecho por cinco.

El notable comportamiento es similar en las cuatro demarcaciones catalanas. Y, de hecho, el crecimiento experimentado en el último año es bastante regular, moviéndose entre el 7 y el 11%.

Las comarcas del sur de Catalunya sumaron en 2014 un total de sesenta nuevos operadores, lo que representa un crecimiento de la actividad en un 10%. Esto hace que el total de empresas sea de más de 650.

Son datos que recoge el último informe del Consell Català de la Producció Ecològica (CCPE), que constata que «la producción ecológica es un sector emergente que todavía tiene un amplio camino de crecimiento».

De los nuevos operadores, el grueso (50) corresponden a productores, mientras que es significativa la inscripción de 26 nuevos elaboradores en la cadena. La asignatura pendiente sigue siendo la comercialización, ya que solo se han inscrito seis nuevos operadores.

Detrás de estas cifras está el Programa de fomento de la producción ecológica, que se aplica desde 2012, y que ha incorporado una serie de nuevas actuaciones y herramientas necesarias en el sector, como la creación de un Plan anual de dinamización territorial de la producción ecológica, desarrollado por un equipo de dinamizadores técnicos situados en el territorio, o la creación de un mercado virtual de productos y servicios para la producción ecológica.

Por su tradición industrial, la provincia de Tarragona se encuentra en la cola en lo que se refiere a superficie de cultivo. No obstante, la agricultura ecológica encadena seis años ganando terreno en la demarcación, hasta llegar a las 814 hectáreas totales. En buena parte esto se explica porque la viña, es el cultivo que ha crecido de una forma más pronunciada (+22%).

 

Nuevas oportunidades

Sobre la gran oportunidad de negocio y las nuevas salidas profesionales que representa esta especialización se ha hablado mucho. Analizando las cifras económicas puede conocerse lo que esconde esta actividad. En este caso el informe del Consell Català de Producció Ecològica no ofrece datos disgregados por territorios. Sin embargo, vemos como la facturación en Catalunya creció un 37,8% entre los años 2012 y 2013, situando el volumen de negocio en 210 millones de euros. Una cifra que dobla la facturación que hace tan solo tres años representaba el sector.

Los vinos ecológicos han incrementado muy significativamente sus referencias en los últimos años. En concreto en el último año lo hicieron en un 49,1% y ya representan un volumen de ventas por valor de 37,1 millones de euros. Y, en este ámbito, el camino que aún puede recorrerse es largo y puede significar el revulsivo definitivo para unos caldos que están conquistando a los paladares más exigentes.

Entre las mejoras recientes en el sector destaca también el establecimiento de una línea de ayudas para la investigación aplicada en materia de producción ecológica. También la creación de la Semana Bio, para la alimentación ecológica, que se celebrará del 29 de mayo al 7 de junio, y que desde esta semana ya tiene abierto el plazo para la propuesta de actividades.

Pero no todo son noticias positivas para el sector agrario ecológico. El nuevo marco regulatorio en el que se está trabajando desde la Comisión Europea cuenta con la oposición de los productores catalanes, que denuncian que eliminará la flexibilidad en la aplicación de las normas. El sector teme que esto favorezca las importaciones, perjudicando a los productores locales.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También