Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La caña americana gana terreno hacia el interior del Baix Penedès

Unos trabajos del ACA para sanear las rieras revelan el acelerado avance de esta especie invasora a través de los torrentes 

José Manuel Baselga

Whatsapp
La zona saneada por parte de la Agència Catalana de l’Aigua.  Foto: ACA

La zona saneada por parte de la Agència Catalana de l’Aigua. Foto: ACA

La Agència Catalana de l’Aigua (ACA)  ha desbrozado tramos del torrente de Sant Marc, un afluente de la riera de La Bisbal en el Baix Penedès. Los trabajos son para  retirar vegetación que pueda hacer de tapón en caso de avenida de agua.

El desbroce se ha centrado en los municipios de Santa Oliva, La Bisbal del Penedès y Llorenç y en una zona de trama urbana ya que es donde hay más peligro en caso de retenciones de agua. En total se ha saneado un kilómetro lineal con una superficie aproximada de 11.000 m2.

Llorenç

Los trabajos han permitido comprobar como principalmente en el tramo entre el Papiolet y Llorenç del Penedès y en el vial exterior de la pista de pruebas de Idiada se ha extendido mucho la caña americana, una especie invasora.

Esa planta, muy extendida en el país, es especialmente peligrosa ya que, además de afectar a las especies autóctonas, forma auténticas barreras que retienen el agua y que cuando la presión rompe ese dique genera fuertes avenidas.

Los trabajos, además de cortar la caña también han sido para aplicar tratamientos contra esa especie y que al aclarar la zona se favorezca a las plantas autóctonas. Sin embargo, la caña americana tiene una gran capacidad de recuperación por lo que son necesarias actuaciones constantes para intentar erradicarla de los ecosistemas de ribera.

Propaga incendios

Esa planta es originaria de Asia pero desde hace años ha colonizado la zona mediterránea y el norte de África. Se asienta en zonas de humedales donde hay agua permanente o estacional y es muy resistente.

Además de impedir el crecimiento de especies autóctonas, los densos cañaverales que forma  y que crecen de forma muy rápida son el combustible perfecto para el desplazamiento de incendios a través de los torrentes.

En el Baix Penedès se encuentra principalmente en las zonas costeras, pero los trabajos del ACA para sanear las rieras ante la próxima temporada de tormentas ha permitido comprobar como la especie ha ido avanzando sin freno hacia el interior la comarca.

Temas

Comentarios

Lea También