Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La deuda de las familias se reduce por la amortización de las hipotecas

Los hogares mantienen compromisos con la banca por valor de 710.316 millones, un 1,7% menos que hace un año

J.M Camarero

Whatsapp
Las familias españolas apuestan por reducir las amortizaciones hipotecarias. FOTO: DT

Las familias españolas apuestan por reducir las amortizaciones hipotecarias. FOTO: DT

Los ciudadanos siguen quitándose de encima el lastre de la deuda bancaria que tan mal se lo hizo pasar en los peores años de la crisis. Los compromisos financieros que mantienen los hogares por todo tipo de pasivos ha comenzado el año descendiendo hasta situarse en un volumen de 710.316 millones, lo que supone una caída del 1,7% con respecto al mismo periodo de 2016, según el Banco de España.

Este menor peso permite respirar a las familias respirar con mayor tranquilidad, al registrar ahora el mismo nivel de endeudamiento que el que tenían en el mes de junio de 2006, cuando los primeros avisos de la recesión aún no se vislumbraban en el horizonte bancario. Atrás quedaron años como el de 2009 en el que la deuda acumulada superaba máximos de 900.000 millones.

En aquella etapa, la firma de todo tipo de préstamos no cesaba en un ascenso que después estallaría. Ahora, la evolución es la contraria, al descender casi mes tras mes, con algunos repuntes esporádicos. Los datos de enero son un 0,3% inferiores a los registrados en diciembre de 2016 y suponen el segundo descenso mensual consecutivo.

La evolución de la deuda va dejando tras de sí el rastro del comportamiento de los ciudadanos en sus hábitos. Aunque el cómputo global se reduce, lo hace porque la carga de las hipotecas es cada vez menor. En el caso de los préstamos para vivienda en vigor, su importe asciende a 542.231 millones, lo que implica una caída del 3,2% con respecto a un año antes. Las hipotecas representan aún el 76,3% de toda la deuda que tienen los españoles. Aunque no hay mes en el que no se reduzca la carga hipotecaria, fundamentalmente por tres causas: las amortizaciones que se realizan, la caída de los tipos de interés y el propio abaratamiento de los créditos que se conceden.

Muy diferente es el camino que está recorriendo la financiación al consumo. El volumen de deudas por créditos personales ha vuelto a elevarse un 3,5% en el primer mes el año -un periodo propicio para la adquisición de bienes y servicios, por la temporada de rebajas-, hasta los 168.065 millones de euros.

Después de unos años de dura restricción al adquirir este tipo de compromisos financieros, los españoles comenzaron a incrementar su financiación a través de tarjetas o préstamos al consumo. Cualquier vía para obtener ese dinero y adquirir bienes ajenos a la vivienda era válida, lo que provocó repuntes que han permitido sostener el endeudamiento general de los hogares un poco más elevado, como contrapeso a las hipotecas.

Por otra parte, en línea con el endeudamiento de las familias, las empresas redujeron igualmente su deuda en enero por segundo mes consecutivo. En concreto, la deuda de las empresas arrancó el año en 905.136 millones de euros, lo que supone un descenso del 0,21% frente a diciembre y del 1,7% respecto al mismo mes de 2016.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También