Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La empresa SunAir One contratará a 40 personas en Reus

Entre sus 3.000 clientes de toda España se encuentran nombres como Marina d´Or, la patronal Cecot, Deoleo (Carbonell, Koipe), la cadena de talleres mecánicos FeuVert, hoteles de la cadena Barceló o la cooperativa aceitera andaluza Dcoop

Rafael Servent

Whatsapp
Antonio Sánchez López (izq), con Pablo Abejas en las nuevas instalaciones del servicio de atención al cliente de SunAir One. Foto: Alba Mariné

Antonio Sánchez López (izq), con Pablo Abejas en las nuevas instalaciones del servicio de atención al cliente de SunAir One. Foto: Alba Mariné

Todo está listo ya en la planta baja de la nave que SunAir One ocupa en el polígono industrial Agro-Reus, en Reus. Cuarenta espacios de trabajo para acoger a los cuarenta nuevos empleados que, de aquí al próximo mes de julio, integrarán el nuevo servicio de atención al cliente que esta comercializadora de electricidad pondrá en marcha para dar soporte a su entrada en el mercado eléctrico doméstico.

Desde que vendió su primer kilovatio de electricidad el 1 de octubre de 2012, SunAir One –la empresa fundada en Reus por Antonio Sánchez López (Lyon, 64 años) para comercializar electricidad en el nuevo mercado liberalizado– se ha consolidado entre las 12 primeras suministradoras de electricidad para pymes a escala estatal.

El mercado de las pequeñas y medianas empresas, donde SunAir One ha estado centrada hasta la fecha, le ha reportado a esta empresa una facturación cercana a los 50 millones de euros en 2015 y unos 3.000 clientes empresariales repartidos por todo el Estado español.

Entre estos clientes se encuentran nombres como Marina d’Or, la patronal Cecot, Deoleo (Carbonell, Koipe), la cadena de talleres mecánicos FeuVert, hoteles de la cadena Barceló o la cooperativa aceitera andaluza Dcoop.

Es en esta última empresa en la que desde SunAir One han empezado ya a suministrar paulatinamente electricidad a los hogares de sus cerca de 70.000 cooperativistas, en las mismas condiciones con las que suministran electricidad a las empresas con las que hasta la fecha han estado operando.

A día de hoy, SunAir One cuenta con poco más de 600 clientes particulares, pero «en dos meses, confiamos en lograr más de 2.000 nuevos clientes al mes –cuenta Pablo Abejas, director financiero de SunAir One–, hasta cerrar este año 2016 con unos 20.000 clientes particulares y unas 5.500 empresas».

Estas expectativas de fuerte crecimiento son las que han motivado la inminente contratación de esas 40 personas que hasta el próximo mes de julio se incorporarán al nuevo servicio de atención al cliente, y en la formación de las cuales ya están trabajando. «Todos los contratados son gente de Tarragona y Reus [además de otros municipios del Camp de Tarragona]», cuenta Antonio Sánchez López, presidente director general de SunAir One.

Además de estas nuevas 40 personas en plantilla, que se añaden a los 25 trabajadores en nómina con los que cuenta hoy esta empresa, la nueva fase de expansión requerirá incorporar unos 400 comerciales autónomos (200 para empresas y 200 para particulares), que se añadirán a los más de 200 que hoy trabajan en la decena de delegaciones que tiene en España. En total, más de 600 comerciales.

Representantes de compra

Aunque cuentan con la acreditación de comercializadora, no se definen como tal: «Somos representantes de compra de energía», explica Sánchez López. Ofrecen a sus clientes el mejor precio en el mercado de compra diario e intradiario, mediante un equipo de traders que monitoriza la cotización del kilovatio y que ajusta las compras a la demanda que tendrán sus clientes, sin pasarse ni quedarse cortos (algo penalizado con hasta un 20% de sobreprecio, que las comercializadoras repercuten al cliente), con un desvío de apenas el 0,18%.

Lo logran gracias a los contadores digitales. No aceptan ningún cliente empresarial sin contador al que conectarse para ver su consumo en tiempo real.

A esa factura con el coste de la energía le añaden sus honorarios por la gestión, como cualquier broker, que en el caso de los particulares son cinco euros. «Somos transparentes: mostramos al cliente cuánto ganamos con él –explica Pablo Abejas–, cosa que otras compañías no hacen».

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También