Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La factura del fiasco del Galaxy Note 7 puede superar los 30.000 millones

Whatsapp
Un empleado quita las marcas publicitaria de Galaxy Note 7 de una tienda en Seúl. FOTO: EFE

Un empleado quita las marcas publicitaria de Galaxy Note 7 de una tienda en Seúl. FOTO: EFE

Será difícil cuantificar hasta donde alcanzará la severidad del golpe que ha supuesto el fiasco del Galaxy Note-7, el último lanzamiento estrella del emporio Samsung en el sector de la telefonía móvil. Las primeras cifras que se están poniendo sobre la mesa dan impresión de que la factura tendrá muchos ceros, quizá demasiados hasta para un gigante empresarial como el que hablamos que por sí solo aporta prácticamente el 18% del Producto Interior Bruto de Corea del Sur. Si sumamos conceptos tan variados como su depreciación bursátil, la caída esperada de ingresos y las compensaciones a los compradores del dispositivo ya fallido, el impacto en los resultados de la compañía puede alcanzar los 30.900 millones de euros, lo que supondría casi una quinta parte de lo que facturó por la venta de ‘smartphones’ el pasado ejercicio.

Solo sobre el parquet la multinacional aún presidida por Lee Kun-hee -precisamente su sucesión, agravada por sus problemas de salud, es otro de los problemas pendientes de resolver en el grupo- se ha dejado alrededor de 14.800 millones de euros en solo dos jornadas. El golpe más fuerte lo sufrió el martes, cuando su cotización cayó un 8% en la Bolsa de Seúl. Este miércoles, sin embargo, logró frenar esa sangría al bajar solo un 0,65% -eso sí, antes llegó a descender un 3% en la apertura de los índices en Asia-; es más, sus títulos incluso subieron un modesto 1,1% en el mercado tecnológico de Londres y otro 0,3% en el de Fráncfort.

En cualquier caso, y dado que la compañía tuvo un primer semestre especialmente bueno entre los inversores, aún mantiene una revalorización acumulada del 24% en el último año, un colchón nada despreciable para hacer frente a los temblores actuales al contar con una capitalización cercana a los 235.000 millones de dólares (casi 213.200 millones de euros). A ello hay que añadir una liquidez en caja de otros 69.000 millones de dólares (cerca de 62.600 millones de euros), por lo cual distintos analistas de firmas como Credit Suisse, Nomura y XTB coinciden en que el impacto más fuerte será en el prestigio de la marca. y eso es mucho más complicado de cuantificar.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También