Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La familia de la niña agredida en el colegio ya avisó de las amenazas

La madre se quejó tres días antes al centro del acoso que sufría la pequeña, así como otra hermana de doce años

EFE

Whatsapp
Dos policías locales en la entrada del colegio público Anselm Turmeda, donde el pasado miércoles una niña de 8 años fue agredida. FOTO: EFE

Dos policías locales en la entrada del colegio público Anselm Turmeda, donde el pasado miércoles una niña de 8 años fue agredida. FOTO: EFE

Melisa Suero, la hermana de la niña que la pasada semana recibió una paliza de otros menores del colegio público de Son Roca de Palma, aseguró ayer que «incluso» tres días antes de esa agresión su madre se quejó a la dirección de los insultos y amenazas contra la pequeña y otra hermana de 12 años.

En declaraciones a los periodistas a las puertas del colegio público Anselm Turmeda de este barrio de las fueras, la hermana dijo que la madre advirtió al centro en varias ocasiones de las amenazas que recibía la mayor, a quienes llamaban «gorda y le pegaban patadas».

Los menores agresores, inimputables penalmente, recibían una «regañina, pero ni castigo, ni expulsión, nada más, tendrían que ser expulsados», se quejó Melisa.

Narró que su hermana de 8 años fue atacada al finalizar el recreo de la mañana del miércoles, arrojada al suelo y pateada por una docena de chicos de entre 12 y 14 años después de que ella cogiera el balón con el que jugaban al fútbol porque había sonado el timbre que anunciaba el final de recreo.

«Le dijeron que las niñas no pueden jugar al fútbol y que las niñas no valen para nada», dijo Melisa.

Según ella la profesora que vigilaba el patio no estaba en ese momento porque estaba buscando a una menor con síndrome de Down.

También lamentó que avisaran a la madre de lo ocurrido cuando fue a recogerla a las dos de la tarde, más de dos horas y media después del suceso, y que la menor no recibió atención médica hasta que la madre la llevó al hospital, donde fue ingresada con múltiples hematomas y desplazamiento de riñón.

La menor fue conducida ayer al hospital porque sentía molestias y mareos, aunque volvió a casa, donde debe guardar reposo.

Melisa manifestó que ninguna de sus dos hermanas quieren regresar al colegio, lo que sí harán los menores involucrados en la agresión, lamentó.

La Policía Nacional ha terminado de tomar declaraciones y pasado la documentación a la Fiscalía de Menores. La Inspección de la Conselleria de Educación y Universidad del Govern balear trabaja conjuntamente con la Fiscalía de Menores y la Policía para realizar un informe y adoptar las medidas oportunas con relación a este caso.

Fuentes de la conselleria explicaron que el objetivo en estos momentos es que la «normalidad» regrese al el colegio, tras el interés mediático que ha levantado y la presencia de agentes de la Policía Nacional durante los pasados días en el centro para evitar cualquier altercado.

La Policía emitió ayer un comunicado mediante el que informó de que había identificado a seis menores de la docena que intervinieron en esta agresión, al tiempo que realizó un llamamiento a «la calma y la serenidad».

Los agentes han entrevistado desde el pasado viernes y este pasado fin de semana a varias decenas de personas.

La Policía Nacional, asegura, ha hecho un «importante esfuerzo para avanzar» en la investigación y continuará desplegando agentes en los próximos días en la zona del colegio para el restablecimiento de la normalidad. Además, se ofrecerá a la dirección del centro la posibilidad de impartir charlas en las que se darán consejos a los niños sobre el acoso escolar, los riesgos de internet y de otras materias, dentro del Plan Director para la mejora de la convivencia en el entorno escolar.

Temas

  • NACIONAL

Comentarios

Lea También