Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La huella de Stieg Larsson

Thriller de acción. Claire Foy es la nueva Lisbeth Salander, la heroína de la saga del escritor sueco metida ahora en una trama a lo James Bon

Eduard Castaño

Whatsapp
Claire Foy (conocida por interpretar a Isabel II en la serie ‘The Crown’) se mete en la piel de Lisbeth Salander. Foto: sony pict.

Claire Foy (conocida por interpretar a Isabel II en la serie ‘The Crown’) se mete en la piel de Lisbeth Salander. Foto: sony pict.

En las últimas fechas, estamos siendo testigos de diferentes aniversarios cinematográficos. Hace dos semanas, el estreno de la nueva entrega de La noche de Halloween coincidía en día (25 de octubre) con el filme original 40 años atrás. La semana pasada, Bohemian Rhapsody se estrenaba el mismo día (31 de octubre) en que hace 43 años se publicaba el disco de Queen.
Ahora -¡qué casualidad!- nos llega otra efemérides de este tipo. Porque un 9 de noviembre de 2004 (hace 14 años), moría de un infarto Stieg Larsson, creador de Millennium. 

Larsson escribió tres entregas de esta célebre saga de  novelas policiacas: Los hombres que no amaban a las mujeres, La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina y La reina en el palacio de las corrientes de aire. Los productores suecos las llevaron al cine consecutivamente con gran éxito de público gracias, en buena medida, a la interpretación de una entonces desconocida Noomi Rapace en el papel de Lisbeth Salander. En 2011 llegaría la versión americana de Los hombres que no amaban a las mujeres. Columbia Pictures tiró la casa por la ventana y logró que David Fincher la dirigiera, contando con Rooney Mara (en el papel de Salander) y Daniel Craig  para los principales papeles.

Siete años más tarde se estrena Millennium: Lo que no te mata te hace más fuerte. Pero la novela original no fue escrita por Stieg Larsson, sino por David Lagercrantz, en 2015. Lagercrantz, escritor por encargo, sigue las directrices y la línea de Larsson y apuesta por el misterio para atraer al espectador.
El relevo tras la cámara lo ha tomado Fede Álvarez, el cineasta uruguayo responsable de dos de las películas más asfixiantes de los últimos años -Posesión infernal (2013) y No respires (2016)-, que ha tenido que echar el freno a sus fantasías para la gran pantalla para ponerse a los mandos de esta última adaptación de la serie literaria.

Aunque, a diferencia del libro de Lagercrantz, la película es un thriller de acción con toques dramáticos que centra toda su atención en el personaje de Lisbeth Salander, que unirá de nuevo sus fuerzas al periodista Mikael Blomkvist para hacer frente a su hermana Camilla y una compleja red de espías, ciberdelincuentes y funcionarios corruptos del gobierno.
Con una actuación rotunda y muy física -Lisbeth se ha convertido ahora en una especie de heroína al más puro estilo James Bond- Claire Foy (la intérprete que da vida a Isabel II en la exitosa serie The Crown) ofrece un ‘look’ menos llamativo que sus antecesoras (Rapace y Mara) pero logra convencer y dejar huella en el personaje.

Temas

Comentarios

Lea También