Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La industria automovilística, motor de la economía

Las plantas españolas han pasado de fabricar 39 modelos hace dos años a 45 en la actualidad. Se prevé que esta cifra se siga incrementando antes de fin de año
Whatsapp
Volkswagen anunció en mayo una inversión de 4.200 millones, la mitad para la planta de Martorell. Foto: ACN

Volkswagen anunció en mayo una inversión de 4.200 millones, la mitad para la planta de Martorell. Foto: ACN

Volkswagen ha dado un paso más para clarificar el futuro de la fábrica de Seat. El grupo alemán informó internamente esta semana de la decisión de asignar a Martorell la producción de la próxima generación del Audi A1. Un nuevo modelo que se sumará a los 45 que a día de hoy se fabrican en las plantas españolas.

La industria del automóvil pasa por un momento dulce. Atrás han quedado los años de deslocalizaciones, y en el último año y medio se ha iniciado la producción de nuevos modelos, lo que, según el sector, ha garantizado que se alcancen los niveles precrisis.

El conjunto de las factorías españolas facturaron durante el año pasado 47.228 millones de euros (un 14,4% más). Y si a esta cifra le sumamos el sector componentes (29.723 millones), el resultado suma casi 77.000 millones de euros. Un volumen de actividad que representa el 7,3% del PIB.

«Somos los octavos fabricantes de vehículos a nivel mundial. En pocas cosas podemos decir que estamos en la octava posición, y a finales de año, principios del que viene, vendrá más carga de trabajo», argumenta David Barrientos, director de comunicación de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac).

Hace cuatro años Anfac presentó el plan tres millones. Una ambiciosa hoja de ruta para la reindustrialización del país, que fijó alcanzar los tres millones de vehículos fabricados en 2017. Si en el momento de su presentación la previsión parecía un tanto utópica, el año pasado se cerró con 2,4 millones de unidades fabricadas, cifra que crecerá hasta los 2,6 millones este año. «Estamos sobre un incremento anual de 200.000 vehículos cada año», describe Barrientos.

 

Una cuarta parte de la actividad

Catalunya contribuye en buena parte a este crecimiento. En dos de las diecisiete plantas se habla catalán y aunque ambas están en la provincia de Barcelona, la industria auxiliar tiene un peso considerable en la economía tarraconense.

Las plantas de Seat y Nissan fabricaron 570.355 unidades durante el año pasado (un 11,17% más), lo que prácticamente representa una cuarta parte de la industria española.

Las razones que explican este cambio de tendencia son varias. Por un lado, los fabricantes ponen en valor el trabajo conjunto que han hecho las empresas y los sindicatos para acordar medidas de flexibilidad. De esta forma, han podido regular la disponibilidad de plantilla según la actividad. «Hemos conseguido un modelo de relaciones laborales en el sector que es la envidia de otros países», determina el director de comunicación de Anfac.

Aunque los fabricantes apuntan también a la innovación y a la adaptación tecnológica que ha demostrado este sector a lo largo de los últimos años. «Hacemos de todo, vehículos eléctricos, de gas o híbridos», describe David Barrientos.

Esto ha hecho que progresivamente la innovación también se haga desde estas plantas. El Centro de Desarrollo de Seat en Martorell se encuentra entre los pioneros en Europa. Un rango que también tienen las instalaciones de la Zona Franca de Nissan, especializadas en el desarrollo de motores diesel, o la planta de Idiada.

Según Anfac, la inversión anual en I+D+i alcanza los 80 millones de euros anuales.

 

Empleo estable

La planta de Nissan en Barcelona ha sido un referente en su transformación en materia de innovación. Fabrica para todo el mundo la furgoneta eléctrica NV200, lo que supuso una inversión de 100 millones y pasar de una plantilla de 3.900 personas a 4.900.

Con todo, el sector representa el 8,7% de la población activa del país, 6 décimas más que en el ejercicio anterior. Esto suma casi dos millones de trabajadores, que de forma directa o indirecta están vinculados con esta actividad.

Y uno de los motivos que justifica el empeño para reflotar este sector es que, tanto las empresas como los sindicatos, lo definen como un «empleo de calidad» en el que el 83% de los trabajadores tienen una relación contractual indefinida.

Si bien las ventas se han recuperando, básicamente en el último año, lo que permitido mantener la industria durante mucho tiempo han sido las exportaciones. Los vehículos made in Spain han tenido que abrirse camino a nuevos mercados, y han encontrado en el norte de África, Turquía y Corea del Sur dos mercados en pleno crecimiento.

 

El 17% de las exportaciones

De hecho, esta semana se conocieron los datos de exportaciones correspondientes a los cinco primeros meses del año. Las ventas internacionales sumaron un total de 14.191 millones de euros, lo que representa un crecimiento del 15,8%. También la industria auxiliar está exportando sus piezas. En este caso, las exportaciones sumaron otros 4.695 millones de euros en el periodo hasta mayo. El automóvil representa el 17,6% de las exportaciones españolas.

Precisamente este tejido de empresas auxiliares sería otro de los motivos que explica que las principales marcas a nivel mundial confíen en las factorías de este país.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También