Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La lluvia deja aisladas a 30 personas en Teruel

La carretera de acceso al barrio de Los Ramones de Olba ha quedado inundada en un tramo y no es posible el tránsito con los vehículos.

Diari de Tarragona

Whatsapp
FOTO: EFE

FOTO: EFE

La intensa lluvia caída en las últimas horas en la provincia de Teruel ha provocado el corte de una carretera de acceso al barrio de Los Ramones de Olba, donde viven 30 personas que han quedado aisladas, ha provocado daños en el depósito de agua de Albentosa y desprendimientos en otras vías.

Según informa la Delegación del Gobierno en Aragón, el subdelegado en Teruel, José Ramón Morro, está en contacto con el alcalde de Olba para poder atender cualquier incidencia que se produzca en el municipio, ya que la carretera de acceso a este núcleo de población ha quedado inundada en un tramo y no es posible el tránsito con los vehículos.

La lluvia también ha inutilizado el depósito de abastecimiento de agua del municipio de Albentosa, por lo que bomberos de la Diputación de Teruel se han desplazado hasta allí para instalar cuatro depósitos de 2.000 litros cada uno, y asegurar de este modo el suministro de agua potable a los vecinos.

Ambos municipios se encuentran en la comarca de Gúdar-Javalambre, que ha estado en alerta roja junto al Maestrazgo por las fuertes lluvias que, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), han descargado hasta 150 litros por metro cuadrado en Mosqueruela en las últimas 24 horas.

En Castellote se han registrado 115 litros, 105 en Albarracín o 100 en Montalbán, según han detallado desde la Delegación del Gobierno en Aragón.

También se han registrado desprendimientos de gran consideración a la altura del kilómetro 291,400 de la N-330 en término municipal de Villastar (Teruel).

En este tramo han caído grandes piedras que han provocado el corte total de la vía en ambos sentidos, así que se ha enviado maquinaria pesada para la retirada de las piedras de gran tamaño de la calzada.

Tras las intensas lluvias que comenzaron a caer en la tarde de ayer en la provincia de Teruel, lo que preocupa ahora son los ríos, que bajan con un caudal mucho mayor del habitual, y que ya se han desbordado en algunas zonas como en Alfambra, donde el río del mismo nombre ha inundado huertas.

Los pueblos por los que pasa este río, que se nutre del agua de la sierra de Gúdar, han recibido el aviso de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) por el aumento del caudal y han llamado a la prudencia a los vecinos para que se alejen del cauce. Según la CHJ, la crecida de este río se espera que llegue a la ciudad de Teruel en torno a las 21 horas.

Temas

Comentarios

Lea También