Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La mejor crema facial cuesta tres euros y se vende en el súper

La OCU analizó 17 hidratantes y encontró diferencias de hasta 200 euros por productos de calidad semejante

Norián Muñoz/Agencias

Whatsapp
El estudio de la OCU destaca que las cremas sólo penetran las capas superficiales de la piel. Foto: DT

El estudio de la OCU destaca que las cremas sólo penetran las capas superficiales de la piel. Foto: DT

Hace dos años un estudio sobre cremas antiarrugas de la Organización de Consumidores y Usuarios, OCU, desembocó en todo un fenómeno que consiguió agotar las existencias de la crema Cien Q10, que sólo se vende en la cadena de supermercados Lidl.

Ayer la OCU volvía a realizar un estudio similar, esta vez analizando 17 cremas hidratantes que se anuncian para todo tipo de pieles o pieles que van de normales a mixtas. La crema de Lidl, la más barata (2,99 euros), ha vuelto a posicionarse como la mejor de la lista.

La organización detectó diferencias de precio de hasta 200 euros en cremas hidratantes faciales de una calidad similar. Advierte, no obstante, que todas «cumplen con su cometido, aunque en capacidad de hidratación ninguna destaca sobre las demás».

Diferencias abismales

Remarcan, eso sí, que en cuanto a precios, las diferencias son abismales. «Con lo que se paga por la última crema del análisis se pueden comprar 75 tarros de la crema hidratante que obtiene los mejores resultados».

Tras la mejor clasificada, el estudio sitúa a Vichy, Garnier Skins Naturals, Nivea, Avene y La Roche Posay.

En los últimos puestos, con clasificación de calidad media, se sitúan Vitesse, Deliplus y La Mer, que cierra la lista de las cremas analizadas y que cuesta 225 euros.

OCU explica que ha enviado al laboratorio 17 cremas hidratantes para medir mediante técnicas rigurosas y con aval científico la calidad de las mismas, incluyendo en la valoración de resultados una prueba de uso y el análisis del etiquetado.

Para llevar a cabo este análisis, la Organización de Consumidores y Usuarios no ha tenido en cuenta la publicidad, el envase y sus características o las condiciones de venta (ubicación en tienda, asesoramiento), circunstancias a las que dedican una gran inversión los fabricantes, añade la organización.

«Los resultados obtenidos son correctos para todos los productos, ninguna crema suspende; todos mejoran la hidratación de la piel, aunque ninguno destaca mucho por encima de los demás: once cremas obtienen la categoría de buena, y seis se encuentran en una categoría aceptable».

La OCU destaca que los resultados demuestran que el producto más caro ni hidrata ni convence más que los otros. «Es por tanto recomendable comprar las cremas más baratas, donde por poco dinero se tienen los mismos efectos y no penetran más allá de las capas superficiales de la piel». Además, recomienda no hacer caso de la publicidad, ni de menciones como hipoalergénico o con control dermatológico porque cada fabricante las usa a su antojo, y señala que para tener una protección solar adecuada se precisa una crema específica.

Temas

  • NACIONAL

Comentarios

Lea También