Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La mitad de los enfermos de asma no están diagnosticados

Cerca de tres millones de personas sufren esta patología respiratoria en España

EFE

Whatsapp
FOTO: Webconsultas

FOTO: Webconsultas

El asma es una enfermedad respiratoria que afecta al 10 % de la población infantil y al 5 % de los adultos, son cerca de 3 millones de personas en España, pero la mitad de los pacientes no están diagnosticados y un 30 % de los diagnósticos no son correctos. Por eso, cinco sociedades científicas se han unido para elaborar el documento Criterios de Derivación de Pacientes con Asma para ofrecer a los profesionales sanitarios las pautas necesarias para mejorar la atención a los pacientes y evitar fallos en el control de la patología.

A pesar de que el 50 % de los pacientes asmáticos no está diagnosticado, existe también un 30 % de enfermos catalogados como asmáticos cuando realmente no lo son, explicó ayer a los periodistas el presidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), Carlos Jiménez-Ruiz. Este mal diagnóstico se debe a que el asma exige exploraciones específicas, volúmenes pulmonares, estudios de difusión o técnicas como la broncoscopia porque -señaló- en ocasiones el asma es confundida con la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) y es necesario poner en marcha una batería de pruebas muy concretas.

Por su parte, el autor del documento y coordinador del Grupo de Respiratorio de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), José Tomás Gómez, advirtió de que un enfermo de asma no diagnosticado cuesta al sistema 2.000 euros al año, frente a los 400 que supone un paciente diagnosticado. Señaló también que hasta 1.000 personas mueren cada año en España como consecuencia el asma y ha advertido de que la mitad de los pacientes está, además, mal controlado.

Por eso, para el presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Antonio Fernández-Pro, este documento supone «un punto de inflexión» en el tratamiento, seguimiento y calidad de vida de los pacientes. El presidente de SEPAR destacó la importancia de la adherencia al tratamiento, ya que el asma es una enfermedad que con una medicación adecuada permite hacer una vida normal.

Sin embargo, Jiménez-Ruiz reconoció que al tratarse de un tratamiento con inhaladores que debe usarse durante toda la vida, «suele ser pesado para el paciente» que, además de usarlo de forma crónica, debe utilizarlo bien, algo que no siempre ocurre. Este experto advirtió, además, del riesgo de la contaminación ambiental, que puede contribuir a que aparezcan crisis de asma, pero que además, según estudios recientes, es también causa del desarrollo de asma bronquial y no sólo de su agravamiento.

«Tenemos que concienciar a las autoridades sanitarias y políticas, que deben tomar medidas urgentes para prevenir la importante contaminación ambiental que hay en nuestras ciudades», subrayó Jiménez-Ruiz, quien elogió las decisiones tomadas por Ayuntamientos como los de Bilbao o Madrid que, a pesar de ser «poco populares», desde el punto de vista de la salud «son importantes».

Para evitar los daños que la contaminación provoca en las personas, el presidente de la SEPAR ha aconsejado evitar salir a la calle en los momentos de mayor pico de contaminación y, en el caso de hacerlo, usar mascarillas con los filtros suficientes para evitar la entrada de las nanopartículas.

Temas

Comentarios

Lea También