Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La mujer de un amigo de Morate confirma que les dijo que mató a Marina

Asimismo, ha asegurado que en aquella ocasión no les dijo que había matado también a otra chica, Laura del Hoyo

EFE

Whatsapp
Sergio Morate, sentado en el banquillo durante una jornada del juicio contra él.  FOTO: J. Del Olmo

Sergio Morate, sentado en el banquillo durante una jornada del juicio contra él. FOTO: J. Del Olmo

Sofía Valeria H., la mujer del amigo rumano de Sergio Morate, ha afirmado hoy en el juicio con jurado que se celebra en Cuenca que el procesado les confesó que había matado a Marina Okarinska, cuando llegó a su casa en Lugoj (Rumanía).

La mujer de Itsvan Horvath, en cuyo domicilio de Lugoj fue detenido Morate el 13 de agosto de 2015, ha declarado hoy que les dijo que había matado a Marina un día antes de ser detenido, en el juicio con jurado que se sigue en la Audiencia Provincial de Cuenca por este asesinato y el de su amiga Laura del Hoyo.

Estaban hablando en la terraza del apartamento cuando reconoció que había matado a Marina, ha precisado Sofía Valeria H., aunque ha negado que les dijera que lo hizo atándole un collar de plástico, como afirmó al declarar ante una comisión rogatoria en Rumanía el 14 de agosto de 2015, según le ha recordado la fiscal, Cristina Moruno.

Asimismo, ha asegurado que en aquella ocasión no les dijo que había matado también a otra chica, Laura del Hoyo, de lo que se enteró más tarde cuando su madre le envió una noticia a través de la red social Facebook, ya que es de origen sudamericano.

La testigo ha declarado hoy por videoconferencia desde Rumanía, después de que ayer no se presentara a la citación que tenía en un juzgado de Rumanía, como tampoco lo hicieron Itsvan Horvath y su hermano Gabriel Horvarth, pese a que fueron citados hace un mes.

Sofía había alegado que no acudió porque tiene un hijo pequeño al que no podía dejar, mientras que Itsvan Horvath no testificó porque se ha ido a trabajar a Alemania, y Gabriel estaba en paradero desconocido.

Ante su incomparecencia, el presidente del jurado y de la Audiencia Provincial de Cuenca, José Eduardo Martínez Mediavilla, pidió al magistrado rumano que se ha encargado de gestionar la comisión rogatoria para su declaración, que si fuera preciso fueran conducidos hoy por la fuerza pública a declarar.

Además de Sofía, las autoridades rumanas han localizado a Gabriel Horvath, que también ha declarado hoy por videoconferencia y ha admitido que alquiló un apartamento para el procesado en Lugoj, después de que fuera a recogerlo junto a su hermano, Itsvan, a un pueblo de Hungría situado junto a la frontera de Austria, el 11 de agosto de 2015.

Ha asegurado que hasta ese día no conocía a Morate, que había llamado a su hermano Itsvan (con el que el procesado había compartido celda en la prisión de Cuenca en 2008) porque estaba perdido.

Por ello fueron a buscarlo en un coche junto a dos primos y al volver a Lugoj alquilaron un apartamento para Morate para varios meses, ha señalado Gabriel Horvath, que ha dicho que ni su hermano ni su mujer le dijeron que Morate había matado a Laura y Marina.

En cambio Itzvan Horvath no ha podido ser localizado, por lo que a propuesta de las partes se ha reproducido el audio de la declaración que hizo en un juzgado de Instrucción de Madrid, también a través de una videoconferencia desde Rumanía.

En esa declaración, Itzvan explicó que conocía a Morate, que tenía amistad con él y que habían sido vecinos en Palomera, el pueblo de las cercanías de Cuenca en cuyo término fueron hallados enterrados los cuerpos de Laura y de Marina.

También indicó que Morate había viajado a Rumanía a conocer a su hijo bebé, del que iba a ser padrino, pero negó que supiera que había matado a Laura y Marina, y arguyó repetidamente que no recordaba otras circunstancias por las que se le requirió.

Sí aseveró, a preguntas de la defensa de Morate, que cuando fue detenido por la policía rumana el 13 de agosto en Lugoj no le leyeron sus derechos y que al principio le dijeron "que me iban a partir la cara, que iba a decir lo que ellos me dijeran".

Temas

Comentarios

Lea También