Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La obligatoriedad de usar mascarillas arranca sin que se encuentren en talla infantil

Desde hoy deben usarlas los mayores de 6 años y se recomiendan también para los niños de 3 a 5. En las farmacias de Tarragona es casi imposible adquirirlas en tamaño pequeño

NORIÁN MUÑOZ/AGENCIAS

Whatsapp
Foto de un niño en Madrid con una mascarilla quirúrgica donada por una asociación. FOTO: EFE

Foto de un niño en Madrid con una mascarilla quirúrgica donada por una asociación. FOTO: EFE

A partir de hoy las personas mayores de seis años deberán usar mascarilla. Sanidad, además, «recomienda» el uso de esta protección para los niños de 3 a 5 años. La norma es válida para cuando nos encontremos en espacios cerrados compartidos y en los sitios abiertos en los que no haya posibilidad de mantener una distancia de dos metros con el resto de personas. También sigue siendo obligatoria en el transporte público.

Pero lo cierto es que cumplir la norma, en el caso de los niños, tiene una dificultad añadida: resulta prácticamente imposible encontrar mascarillas de un tamaño adecuado a las caras infantiles.

Ya lo advertía la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) la semana pasada, en un estudio al respecto. «Tan solo una de cada tres farmacias dispone de mascarillas infantiles autorizadas, y son básicamente mascarillas FFP2, no reutilizables, con un coste medio de 5,80 euros la unidad», concluían.

Los distribuidores no ofrecen

El presidente del Col·legi Oficial de Farmacèutics de Tarragona, Joaquim Nolla, apunta que la situación en Tarragona no es muy diferente a la del conjunto de España. La disponibilidad de mascarillas de distintos modelos, en general, se ha normalizado, pero cuando se habla de tamaño infantil la oferta es anecdótica.

Además, las quirúrgicas (cuyo precio está regulado en 0,96€ la unidad), ni siquiera aparecen, en talla infantil, en los catálogos de los distribuidores. «Cuesta entender que entre en vigor la obligatoriedad de usarlas sin que se haya asegurado el abastecimiento», reconoce Nolla.

Angels Dronda, farmacéutica, señala que a su establecimiento llegan padres preguntando por mascarillas infantiles, pero ella lleva mes y medio esperando un pedido que todavía no llega.

Otra farmacéutica de Tarragona, Maria Esther Fernández, apunta que han ido teniendo mascarillas de tallas infantiles, pero solo higiénicas de tela con filtro o del modelo FFP2 con adaptadores para las orejas. Son modelos que, por sus características, rondan los seis euros. Nunca ha conseguido un distribuidor que le sirva mascarillas quirúrgicas pequeñas.

Los farmacéuticos coinciden en que, si aumenta la demanda de mascarillas infantiles, seguramente será cuestión de tiempo que los fabricantes se pongan a producirlas. Por lo pronto han comenzado a hacerse virales distintos vídeos de cómo convertir una mascarilla de adulto en una infantil. En este sentido Dronda recuerda que la mascarilla debe tapar nariz y boca porque «tiene que ser estanca».

También abundan las familias que se han lanzado a confeccionarlas en casa con trozos de tela. Eso sí, la orden de Sanidad deja claro que las autoridades no van a admitir el uso de pañuelos, bufandas, fulares o bragas de cuello como sucedáneos.

¿Y los deportistas?

La orden SND/422/2020, que entra en vigor hoy, incluye algunas excepciones al uso de estas protecciones. Podrán no utilizarlas las personas que presenten «algún tipo de dificultad respiratoria que pueda verse agravada por el uso de mascarilla» o los individuos a los que «el uso de mascarilla resulte contraindicado por motivos de salud debidamente justificados, o que por su situación de discapacidad o dependencia presenten alteraciones de conducta que hagan inviable su utilización».

Asimismo, se podrá prescindir de la protección durante «el desarrollo de actividades en las que, por la propia naturaleza de estas, resulte incompatible el uso de la mascarilla»; o por «causa de fuerza mayor o situación de necesidad». La vaguedad de estos dos últimos supuestos podría dejar abierta la posibilidad a que, por ejemplo, deportistas como corredores o ciclistas descarten su uso.

Responsables de Sanidad, en principio, sí que avalaron ayer esta interpretación de que los deportistas podrían no estar obligados a usar la mascarilla si les causa problemas para respirar, aunque sería la policía la que, en último caso, debería valorar la situación de manera arbitraria, según reconocieron fuentes gubernamentales.

«Se entenderá cumplida la obligación a que se refiere el apartado anterior mediante el uso de cualquier tipo de mascarilla, preferentemente higiénicas y quirúrgicas, que cubra nariz y boca», apunta la resolución.

Sin régimen sancionador

La normativa, sin embargo, no establece régimen sancionador alguno para las personas que incumplan lo establecido esta orden. En el real decreto del estado de alarma sí que se especificaba que las sanciones se impondrían en virtud de lo fijado en la Ley de Seguridad Ciudadana (ley mordaza), pero en el texto publicado ayer en el BOE no hay referencia alguna.

Responsables del Ministerio del Interior explicaron que todavía se está estudiando el texto y la posible aplicación del multas. No obstante, aseguraron que las órdenes serán de actuar con proporcionalidad, como se está haciendo en los transportes públicos, donde, sin llegar a la sanción, simplemente se impide que el viajero aborde el medio público.

Temas

Comentarios

Lea También