Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La rebaja del IRPF sube los sueldos entre 30 y 35 euros de media

La sombra de las elecciones de 2015 marca la política de impuestos. La rebaja media del IRPF será del 12,5%. Los precios dan un respiro al bolsillo gracias al abaratamiento del petróleo
Whatsapp
El descenso del IRPF mermará la recaudación del Estado pero debe suponer un alivio para el bolsillo del contribuyente.  Foto: Lluís Milián

El descenso del IRPF mermará la recaudación del Estado pero debe suponer un alivio para el bolsillo del contribuyente. Foto: Lluís Milián

Por primera vez en los últimos cuatro años, las rentas del trabajo, que soportan la mayor parte de los ingresos del Estado, sentirán un alivio. Este jueves 1 de enero entró en vigor la reforma fiscal que, según cálculos del Gobierno, supondrá un ahorro medio del 12,5 % del IRPF para todos los contribuyentes en 2015 y que devolverá 9.000 millones de euros a los ciudadanos entre 2015 y 2016.

Será un respiro, un aumento de la renta disponible que debe servir para reforzar el poder adquisitivo del ciudadano y, en último término, para impulsar el consumo, fomentar el crecimiento económico y el empleo. Esta reforma ya en aplicación está diseñada para beneficiar a los contribuyentes con rentas bajas y medias, las más afectadas por la crisis.

El 72 % de los declarantes, que cuenta con rentas inferiores a 24.000 euros al año, contará con una rebaja media en el IRPF del 23,5 %. Esa rebaja será del 19,3 % para los contribuyentes con una renta menor a 30.000 euros.

 

Los ‘mileuristas’, exentos

Los asalariados que ganen menos de 12.000 euros al año dejarán de tributar. Eso afectará a un total de 1,6 millones de contribuyentes, a los que no se les aplicará retención alguna y no deberán realizar la declaración. Eso afectará a alrededor de 143.000 tarraconenses, que son los asalariados que no llegaron a los 12.000 euros, según el informe del Mercado de Trabajo y pensiones de la Agencia Tributaria de 2013. Son estrictamente aquellos empleados considerados como mileuristas.

En esta situación se encontrará una parte importante de los nuevos empleos generados, ya que la previsión para 2015 es que la contratación más frecuente siga siendo la temporal y a tiempo parcial con sueldos reducidos.

Para entender el impacto de la reforma en el IRPF, Hacienda ofrece una serie de ejemplos que prueban los beneficios fiscales para los contribuyentes. Así, un asalariado sin hijos que cobre 25.000 euros brutos al año pagará 3.693 euros de IRPF en 2015 (331 euros menos que en 2014) y 3.535 euros en 2016 (489 euros menos respecto a ese año).

Un autónomo sin hijos que presente declaración individual y obtenga un rendimiento de 40.000 euros al año deberá pagar al fisco por el IRPF 9.936 euros en 2015 y 9.447 en 2016, frente a los 10.495 de 2014.

Si los contribuyentes tienen hijos a cargo los ahorros en el pago del impuesto sobre la renta son más altos. Una familia con un hijo mayor de tres años que presente una declaración conjunta y con un rendimiento del trabajo de 15.000 euros anuales tributará este año 46 euros frente a los 189 de 2014, y 44 en 2016.

Un contribuyente casado con un hijo con una discapacidad del 40 % que presente declaración individual y gane 17.000 euros pasa de tributar 1.495 euros en 2014 a 608 en 2015 y 551 en 2016.

Una familia con dos hijos, uno de ellos menor de tres años, en la que la madre no trabaja y con unos ingresos del trabajo de 22.000 euros al año, que presente la declaración conjunta, pasará de pagar 812 euros en 2014 a 438 en 2015 y 421 en 2016.

Otra familia con dos hijos, que presente declaración individual y con un rendimiento del trabajo de 25.000 euros desembolsará en 2015 3.183 euros, 361 menos que este año, y 3.050 en 2016.

 

Un impacto del 0,3% en el PIB

El coste recaudatorio de las modificaciones de la reforma en el IRPF ascenderá en 2015 y 2016 a 5.981 millones de euros y en el impuesto sobre la renta de no residentes (IRNR) a 110 millones, lo que suma 6.091 millones. De los 5.981 millones, 3.366 corresponden al próximo año y 2.615 a 2016.

Cada contribuyente del IRPF se ahorrará una media de 500 euros entre 2015 y 2016 con la rebaja del impuesto, con lo que su recaudación caerá casi un 13% (un 8,6% en 2015 y un 4,7% en 2016), situando los ingresos del impuesto por debajo del nivel de 2010.

Así consta en un estudio realizado por BBVA Research sobre el impacto de la reforma del IRPF, que tendrá un impacto sobre el PIB del 0,3% como consecuencia del impulso de la demanda privada y de la actividad.

 

Familias numerosas

El Ejecutivo considera que la reforma devolverá 9.000 millones a los contribuyentes entre 2015 y 2016, lo que implica que el coste de la reforma del impuesto de sociedades para las arcas públicas será de 3.000 millones.

Asimismo, la nueva tarifa del ahorro constará de tres tramos: el primero, hasta 6.000 euros, bajará su tributación del 21 % al 20% en 2015, y al 19 % en 2016.

Desde 6.000 hasta 50.000 euros, el tipo descenderá hasta el 22 % en 2015 y al 21 % en 2016 y a partir de 50.000 euros el tipo de gravamen se situará en el 24 % en 2015 y en el 23 % en 2016.

Se amplía el beneficio fiscal asociado a los impuestos negativos por discapacitados a cargo o familias numerosas, de manera que los contribuyentes que tengan a su cargo ascendientes o descendientes con discapacidad, podrán obtener 1.200 euros por cada ascendiente o descendiente.

El impuesto sobre sociedades reduce el tipo de gravamen general desde el 30 % al 28 % en 2015 y al 25 % en 2016.

Más allá de eso, la temida cuesta de enero será más fácil de escalar en 2015. Y el principal responsable de este alivio para la maltrecha economía es el petróleo. El abaratamiento del barril de crudo a niveles que no se veían desde 2009 ha rebajado el coste de la energía y de productos clave como los carburantes hasta un 14%. Esto se traduce en una inflación que cerró 2014 en el -1,1% y cuyas tasas negativas se mantendrán durante buena parte del año, según prevén los expertos. El comienzo de año trae, en principio, buenas noticias para los consumidores de energía. Industria no sube en enero los peajes de acceso del recibo eléctrico, es decir, la parte regulada con la que se sufragan los costes del sistema como el transporte, la distribución o los incentivos a las renovables. El Ministerio no cree necesario incrementar estos pagos para cuadrar las cuentas de 2015, que se prevén cerrar con 33 millones de superávit. Sin embargo, la evolución de la tarifa de la luz dependerá mucho del mercado diario mayorista. Y éste, a su vez, de la climatología. Si los próximos meses son muy ventosos y lluviosos, la factura será más barata. Al menos, para los usuarios acogidos al Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC), o a los que tengan contratos en el mercado libre vinculados a esa tarifa regulada.

 

Descenso en la factura del gas

En cuanto al gas natural, los peajes también permanecerán inalterables. Además, el coste de la energía en la tarifa descenderá un 8% en enero, por lo que la rebaja final media en el recibo será del 3,3%. El coste de la materia prima se revisa cada tres meses y se calcula en base a una serie de indicadores como el precio del petróleo (el barril de Brent en el caso de Europa), y la cotización del índice estadounidense de gas natural Henry Hub (HH) y del británico NBP. Así, como quiera que el precio del petróleo se ha hundido en los últimos meses, la cotización del gas natural también lo ha hecho.

Por su parte, el precio de la bombona de butano de 12,5 kilos se mantendrá en los 17,5 euros, al menos durante el primer trimestre de 2015. Después el sector espera subidas de precios para reducir su déficit.

El transporte ferroviario es uno de los pocos productos que incrementan su precio. En concreto, Renfe subirá un 1,85% los billetes de Cercanías y Media Distancia. En cualquier caso, es el menor encarecimiento desde 2007. Según la compañía esta subida supondrá cinco céntimos más para los Cercanías, Feve y Media Distancia y 10 céntimos en el caso de los servicios Avant (alta velocidad en media distancia). Las tarifas del AVE se mantendrán sin variaciones.

El peaje de las autopistas dependientes de la administración del Estado no subirá en 2015 por primera vez en cinco años. De hecho, será el segundo ejercicio junto con el de 2010 en el que se congele la tarifa desde que en 2002 el sector pactó con el Gobierno la fórmula con la que anualmente actualizan los precios medios de sus tarifas al público.

Temas

  • TEMA DEL DÍA

Comentarios

Lea También