Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La universidad catalana, la más cara de España

Los precios que marca el Govern para las universidades públicas catalanas, la URV entre ellas, ascienden en algunas ocasiones hasta el triple de lo que fijan otras comunidades

Agencias

Whatsapp
Estudiar en la URV puede costar hasta el triple que en otras autonomías. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Estudiar en la URV puede costar hasta el triple que en otras autonomías. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Las universidades catalanas, y la Universitat Rovira i Virgili entre ellas, son las que tienen las matrículas más caras de toda España y donde la diferencia entre la carrera más barata y la más cara es mayor, en relación con otras comunidades.

El Observatori del Sistema Universitari (OSU) presentó ayer un informe que analiza la heterogeneidad de los precios de la universidad en España, y su representante, Oriol Arcas, concluyó que «no se detecta un patrón que explique las horquillas» de precios entre grados dentro de una misma comunidad.

Los gobiernos autonómicos marcan el precio del grado según una horquilla entre el 15 % y el 25 % del coste que tiene ofrecer esa carrera, pero Arcas lamenta que el redactado de la ley sea «muy ambiguo» al explicar cómo calcular este coste.

El precio mínimo de un grado en Cataluña es de 1.516 euros por año, y el máximo de 2.372, una diferencia de 856 euros, la diferencia más alta en toda España, mientras en Andalucía, por ejemplo, se establece un precio único de 757 euros para todas las carreras.


Hasta el triple
El miembro del Observatori explicó que calcular el precio de los grados según su coste ha conllevado que unos mismos estudios puedan llegar a costar más del triple de una comunidad a otra, una diferencia que «no está justificada», según Arcas.

El grado más barato en España es de Humanidades y se cursa en Galicia por 591 euros, mientras que el más caro son los Ciencias de la Salud en Cataluña, con un precio de 2.372 euros.

El OSU también destaca la diferencia de precios en los másteres no habilitantes –los que no son obligatorios para ejercer una profesión-, donde el más caro se encuentra en Catalunya con un precio de 3.952 euros, y el más barato en Castilla-La Mancha, por 728 euros. La ley marca establecer el precio de los másteres no habilitantes en una horquilla del 40 % al 50 % del coste de servicio, pero Arcas destacó que hay comunidades, como Canarias, Castilla-La Mancha, Baleares y Galicia, donde la ley no se cumpliría.


Incumpliendo la Ley
Estas comunidades fijan unos precios muy similares, o iguales en el caso de Castilla-La Mancha, para los grados, los másteres habilitantes y los no habilitantes, algo que debería ser «técnicamente imposible» según Arcas, dado que los grados deben costar como máximo el 25 % del coste de servicio y los másteres no habilitantes como mínimo el 40 %.

El OSU ha valorado también que «la ley no menciona» que los másteres a «precios especiales», que pueden alcanzar los 13.500 euros por año y se aplican en cinco comunidades (Astúrias, Comunidad Valenciana, Madrid, Murcia y el País Vasco), puedan ser «una excepción a la horquilla de precios».

Los másteres habilitantes -requeridos para ejercer una profesión- son más caros también en Catalunya, con 2.470 euros por curso, y la Comunidad de Madrid (más de 1.700 euros por curso), mientras que en Castilla-La Mancha y Andalucía tienen precios que oscilan entre los 728 euros y los 1.132 euros.

El estudio constata que los estudios de Humanidades suelen tener los precios más bajos, mientras que los de Ciencias de la Salud tienden a tener los precios más altos.

Arcas remarcó que las diferencias de precios del sistema universitario español no se encuentra en otros países europeos.

Calcular el precio de la matrícula según el «coste del servicio» se establece en la Ley Orgánica de Universidades (LOU), a través de un decreto-ley aprobado en abril del 2012.

Temas

  • TEMA DEL DÍA

Lea También