Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Noticias Galardón

Las bellas arrugas de 
Adolfo Domínguez ganan 
el Premio Nacional de Moda

El diseñador, que firma un estilo práctico, hizo historia al convertirse en la primera casa de moda de España en cotizar en Bolsa

CARMEN MARTÍN

Whatsapp
El diseñador gallego Adolfo Domínguez –aquí en una imagen de 20016– recibirá los 30.000 euros del galardón. FOTO: GUZMÁN/EFE

El diseñador gallego Adolfo Domínguez –aquí en una imagen de 20016– recibirá los 30.000 euros del galardón. FOTO: GUZMÁN/EFE

El diseñador Adolfo Domínguez, creador de la famosa frase «La arruga es bella», es el nuevo Premio Nacional de Diseño de Moda 2019, un merecido galardón «por su trayectoria profesional y su significación en la historia contemporánea de la moda de España».

«Me siento muy agradecido», dijo ayer Adolfo Domínguez, gran defensor del medioambiente y diseñador pionero en la utilización de tejidos ecológicos que velan y preservan el planeta.

La moda de Adolfo Domínguez siempre está asociada a las telas sencillas y los volúmenes fluidos, ingredientes que propician prendas cómodas que se ha llegado a comercializar en las de seiscientas tiendas de todo el mundo.

Tras esta noticia, Domínguez dice que «hay que seguir, que nada está hecho», al tiempo que asegura que desea seguir trabajando. «Quiero estar activo, la jubilación es un concepto muy antiguo».

La conservación y el respeto a la naturaleza «constituyen dos pilares fundamentales en su filosofía empresarial», expresa el diseñador, que en 2010 firmó su compromiso de Política de Bienestar Animal.

Siempre ha optado porque su ropa fuera una segunda piel, y de ahí su eslogan de la arruga es bella, que lo convirtió en un icono a partir de los años 80.

Nacido en Puebla de Trives, en Ourense, en 1950, estudió Filosofía y Letras y fue bibliotecario durante unos años en la adolescencia. Entró en la moda en 1975, cuando empezó a confeccionar prendas masculinas.

«El sentido de mi trabajo es que la gente se sienta guapa», ha dicho este gallego, que en los años setenta se interesó por la costura, «un oficio de seducción», y se instaló en París para descubrir qué se cocía. Allí, en la Universidad Vincennes, estudió Bellas Artes y Cinematografía, unos conocimientos que trasladó a la moda, de vuelta a su Ourense, donde empezó a confeccionar ropas ligeras y cómodas, diseñadas por él mismo, que vendía personalmente, recorriendo en su modesto automóvil los lugares más diversos y alejados de Galicia.

Desde la sastrería familiar

En 1983, cimentó su marca en el seno de una sastrería familiar, proyecto que hoy es un referente español en el sector textil y que desde el pasado mes de mayo dirige su hija Adriana, como consejera delegada, mientras que su hija Tiziana está al frente del diseño desde hace poco más de un me;s y la tercera, Valera, se ocupa de la parte tecnológica.

Este diseñador, que defiende un estilo eminente práctico, ideado para una mujer activa, hizo historia al convertirse en la primera casa de moda de España en cotizar en Bolsa. A partir del año 2000, despliega las alas y lanza al mercado nuevas líneas de moda infantil o lencería de hogar.

Este Premio Nacional de Diseño de Moda se suma a otros galardones como la Aguja de Oro en 1997, el Premio Telva de Moda en 2004 y el Lifetime Achievement in Fashion de la Fashion Week de Miami (EEUU) en 2006.

Temas

Comentarios

Lea También