Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las borracheras juveniles se han duplicado en los últimos 20 años

El 15% de los jóvenes ?de entre 14 y 18 años se emborrachan cada fin de semana, y aumentan los comas etílicos que acaban en muerte

EFE

Whatsapp
Un grupo de jóvenes participan en un botellón en Girona, en una imagen de archivo. FOTO: ACN

Un grupo de jóvenes participan en un botellón en Girona, en una imagen de archivo. FOTO: ACN

Los médicos alertan de que en España «se bebe demasiado» y de que la frecuencia de los episodios de borracheras entre los jóvenes se ha duplicado en los últimos 20 años, con graves consecuencias para su salud, embarazos no deseados, enfermedades de transmisión sexual y causa de accidentes de tráfico mortales.

Estas son algunas de las principales conclusiones de los expertos que han pasado por la ponencia de la comisión mixta Congreso-Senado ‘Menores sin alcohol’, que tiene por objetivo elaborar un informe o dictamen para orientar una futura ley sobre alcohol y menores, tal como apuntó la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat.

La ponencia estudia modificaciones legales para reducir el consumo del alcohol entre los más jóvenes, el 15% de los cuales –entre 14 y 18 años– se emborrachan cada fin de semana y cada vez se detectan más casos de comas etílicos, algunos de los cuales acaban en fallecimiento del menor.

Cabe señalar que, aunque no existe una ley estatal que regule la edad mínima de consumo de alcohol, las normativas a nivel autonómico la sitúan en los 18 años en lo que respecta a edad mínima de venta y dispensación.

El representante de la Sociedad Española de Epidemiología, el doctor Joan Ramon Villalbí, explicó en la comisión que en España aún «se bebe demasiado» a pesar de que «el consumo per cápita desde los años 70 hasta ahora ha pasado de los 19 litros de alcohol puro a los 10 litros por habitante y año».

Uno de los puntos más preocupantes es el consumo lúdico del alcohol entre los más jóvenes, pues «las borracheras se han duplicado en los últimos 20 años» a pesar de haber bajado la proporción de adolescentes que beben.


Banalización del consumo
«El sistema nervioso de los jóvenes es muy sensible al alcohol, y su consumo episódico elevado (binge drinking) tiene consecuencias negativas para el funcionamiento y maduración cerebral, además de asociarse a una mayor incidencia de lesiones, accidentes y prácticas sexuales de riesgo.

Hay que contrarrestar la frecuente banalización de su consumo por parte de muchas familias y de los propios menores, retrasar la edad de inicio, y disminuir tanto la frecuencia como la intensidad de estos episodios», señaló Villalbí, de la Agencia de Salud Pública de Barcelona.

El doctor Rodrigo Córdoba, coordinador del Grupo de Educación Sanitaria y Promoción de la Salud de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, recuerda que el 30% de los menores de 14 a 18 años se han emborrachado en el último mes, y que un 15% lo hace todas las semanas.

Tal como relata Córdoba, «retrasar la edad de inicio es fundamental. La edad de inicio en el consumo de alcohol es de 14 años. Los menores que beben con esa edad tienen un 46% de probabilidades de tener problemas relacionados con el alcohol a lo largo de su vida (coma etílico, fracaso escolar, peleas, embarazo no deseado, suicidio, accidentes de tráfico enfermedades del hígado)». «Si se empezara a beber a los 21 años, esa probabilidad de problemas se reduciría al 9%», ilustra.

Entre las medidas que recomiendan los expertos destacan la prevención en el ámbito escolar, un aumento del precio del alcohol (incluido el vino) con un impuesto especial –España es uno de los países más baratos de la UE–, etiquetas con advertencias sanitarias, reducir los establecimientos de venta, disminuir a cero la tasa de alcoholemia, un «acuerdo social» para el inicio de consumo a los 18 años, reducción de la publicidad y patrocinio, y sanciones económicas para el consumo en la vía pública.

Temas

Comentarios

Lea También