Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las estafas del coronavirus y los pasos a seguir para evitarlas

Los ciberdelincuentes se han vuelto más ingeniosos durante la pandemia y aprovechan la situación para hacerse con los datos bancarios de millones de clientes

EFE

Whatsapp
Imagen de archivo. EFE

Imagen de archivo. EFE

El teletrabajo y el incremento del consumo diario de Internet a raíz de la crisis del coronavirus han despertado el ingenio de los ciberdelincuentes, que aprovechan el confinamiento y la exposición de los hogares españoles para hacerse con los datos bancarios de millones de clientes.

Desde principios de marzo, el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) ha alertado de varias campañas de envío de correos electrónicos fraudulentos que suplantan tanto a empresas que ofrecen servicios esenciales como a entidades bancarias con el fin de dirigir a la víctima a una página web falsa y robar sus credenciales de acceso e información.

Esta técnica, conocida como "phising", es la más extendida, según admiten desde el sector bancario, que avisa de que los ataques, además de por correo electrónico, pueden llegar a través de un mensaje de texto e, incluso, de una llamada telefónica.

Para prevenir estas estafas electrónicas, desde las entidades han puesto en marcha "contracampañas" con consejos para sus clientes, a los que pide, en primer lugar, que nunca confíen sus datos a nadie ya que el banco jamás va a pedir las contraseñas, el número o el código de verificación de las tarjetas ni tampoco el número PIN por teléfono, "mail", mensaje de texto o redes sociales.

¿Y si recibo un correo electrónico sospechoso?

En caso de recibir un correo electrónico de origen dudoso, los expertos recomiendan no abrir ningún archivo adjunto ni hacer clic en enlaces web, especialmente si van dirigidos a verificar tu cuenta.

También es importante vigilar la ortografía, ya que el contenido de estos mensajes suele incluir faltas o un lenguaje extraño más propio de una máquina.
El siguiente paso es comprobar el remitente con atención, puesto que los "buenos" atacantes suelen crear direcciones y páginas con un aspecto muy similar a la oficial.

¿Y si me llaman por teléfono?

Si, en cambio, contactan con el cliente por medio de un mensaje de texto, la clave está en no hacer clic ni en el enlace ni en el número de teléfono, y en no responder.
Pero el ciberdelincuente puede optar por ir más lejos y llamar. Las entidades invitan a sospechar de todo aquel que no hable español de una manera fluida o solicite acciones no habituales que trate de verificar por otra vía alternativa. En esa situación, "no facilites datos".

Los expertos insisten en el peligro que supone acceder a enlaces o descargar archivos adjuntos no esperados que procedan de mensajes de texto, redes sociales, sistema de mensajería instantánea o correos electrónicos, puesto que pueden ir acompañados de un "ransomware", programa que "secuestra" el dispositivo del usuario con contraseña para pedir un rescate.
Con todo, si el cliente no ha seguido las recomendaciones y cree haber sido víctima de un posible fraude, deberá ponerse en contacto con su banco cuanto antes para dar cuenta de ello y evitar que el "contagio" siga.

Policía y Guardia Civil, contra el #CiberCOVID19

"¿Otra comunicación del banco porque tu tarjeta se ha bloqueado? #NiCaso, el #cibercrimen está aprovechando las restricciones de movilidad durante el #EstadoDeAlarma para suplantar los servicios 'online' de entidades bancarias. #COVID19", denunciaba el pasado domingo la Guardia Civil, que ha habilitado una dirección de correo (ciberestafas@guardiacivil.org).

Asimismo, la Policía Nacional ha incrementado sus avisos a la población, a la que pide que desconfíe si recibe un mensaje de un banco diferente al propio o si su supuesta entidad pide confirmar datos importantes por mensaje de texto o correo electrónico.

No obstante, los investigadores recuerdan que, dadas las restricciones de movilidad, se ha incrementado la actividad en el comercio "online", convirtiéndolo en un caldo de cultivo para el cibercrimen, que suplanta negocios legítimos.

De ahí que haya que extremar las precauciones para una compra libre de la amenaza del "CiberCOVID19", comprobando antes el nombre de la tienda en el navegador, verificando la información en el aviso legal, buscando opiniones de otros clientes y eligiendo un método de pago seguro que evite transferencias bancarias.

Una cautela que hasta el altruismo debe respetar, como sugiere la Fundación Lealtad, que destaca que hay que informarse antes de colaborar con alguna de las múltiples iniciativas sociales que han surgido en esta emergencia sanitaria, y nunca donar a una persona o no contrastar quién está detrás del proyecto.

Temas

Comentarios

Lea También