Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las quiebras de familias crecen mientras caen las de las empresas

El número de personas físicas en concurso de acreedores sube un 10,6% en el primer semestre

Whatsapp
La Cooperativa Agrícola de Cambrils ha superado el preconcurso que presentó en diciembre de 2015. Foto: a. mariné

La Cooperativa Agrícola de Cambrils ha superado el preconcurso que presentó en diciembre de 2015. Foto: a. mariné

La recuperación económica parece estar llegando antes a las empresas que a las familias. Al menos, así lo indican los datos publicados ayer por el INE que reflejan una caída del 23,9% en la cifra de empresas que entraron en concurso de acreedores en el primer semestre, mientras que el número de personas físicas dentro de esa misma situación aumentó un 10,6%.

El segundo trimestre, no obstante, quebró levemente la tendencia descendente de los últimos, al crecer un 9% los procedimientos respecto al primero e incluso dispararse en el caso de los hogares (un 35,6% más). En tasa interanual, su comparativa tampoco mejora mucho (aumenta un 29%) aunque sí las de las sociedades concursadas, que bajan un 17% respecto a las registrados entre abril y junio de 2015.

Otro dato relevante es que la mayoría de los agobiados por las deudas prefieren pedir de forma voluntaria entrar en concurso antes de verse obligados por sus acreedores. Solo en un 7% de los casos ocurrió esto último. Además, los procedimientos están resultando cada vez más agiles dentro de lo posible, pues el 86% de los contabilizados entre abril y junio pasados se empezaron a tramitar por formato abreviado.

Por sectores, cuatro de cada 10 empresas que fueron declaradas en quiebra tienen como actividad económica principal el comercio (el 21,5%) y la construcción (el 18,2%). En cuanto a su tamaño, en la mayoría de los casos era reducido puesto que el 59% tenía menos de seis empleados y, de estas últimas, casi un tercio ni siquiera tenía uno.

Donde sí se han acompasado más las cosas es en la antigüedad de las empresas que se declaraban en concurso. Una de cada cinco (21,4%) superan los 20 o más de vida. Otro 19% de ellas ni siquiera llevaba cuatro años de existencia.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También