Más de Noticias

Libertad con cargos por prostituir a su hija de 13 años por alcohol y tabaco

La niña, que cuidaba de su hermano pequeño, estaba sin escolarizar y en evidente estado de abandono ya que pasaba gran parte del tiempo deambulando por las calles de Almería

Whatsapp
Unicef ha elaborado un importante estudio en el que señala que los hijos de la trata de seres humanos deben ser considerados también víctimas.  EFE

Unicef ha elaborado un importante estudio en el que señala que los hijos de la trata de seres humanos deben ser considerados también víctimas. EFE

Cecilia Cuerdo

Sexo con una menor a cambio de 15 euros, alcohol o tabaco. Esa era la tarifa que aplicaba una mujer de nacionalidad rusa, detenida ayer, en Almería por prostituir a su hija, de 13 años, que además debía responsabilizarse además de su hermano pequeño. La mujer quedó horas más tarde en libertad con cargos por abandono de familia y con una orden de alejamiento de sus hijos, mientras que la niña y su hermano pequeño, de 9 años, están ya en un centro de menores bajo tutela de la Junta de Andalucía.

La operación se saldó además con la detención de un hombre de 59 años, con antecedentes por abusos sexuales a menores, que abusaba de la menor.

La investigación policial se inició a mediados del pasado mes de enero gracias al aviso de un ciudadano particular, que expresó sus sospechas ante las frecuentes entradas y salidas del hombre en compañía de una niña. Tras recibir el aviso la Policía montó un dispositivo de seguimiento y vigilancia y comprobaron que la menor y su hermano se encontraban en estado de abandono, pasando gran parte del día deambulando solos por las calles del centro de Almería y accediendo a viviendas en compañías de adultos.

El dispositivo permitió descubrir que la madre, de unos 30 años y con signos de alcoholismo, ofrecía la compañía de la niña a hombres en el entorno del paseo marítimo a cambio de algo de dinero, comida o alcohol y tabaco.


Prisión sin fianza
Uno de los más asiduos era un hombre de 59 años, de nacionalidad española y con antecedentes por abusos sexuales a menores, que se llevaba a su casa a la menor para realizar los abusos, y cambio le hacía la compra para que la llevara a su familia. Cuando la niña aparecía sin nada, la madre «le agredía y le chillaba», relata la Policía.

El hombre fue detenido en su propio domicilio días más tarde, cuando estaba con la cría, y el juez decretó su ingreso en prisión sin fianza por presunta corrupción de menores y abuso sexual. Por su parte, los dos niños pasaron a un centro de protección de menores y han sido escolarizados.

En la operación también se detectó a un hostelero español, de 32 años, que supuestamente contrató a la menor para que limpiara su local a cambio de cinco euros la hora porque «sabía que la niña estaba necesitada». Este empresario ha quedado en libertad con cargos tras declarar ante el juez por un presunto delito contra los derechos de los trabajadores.

La operación fue desarrollada por agentes de la Brigada de Extranjería y Fronteras de la Comisaría Provincial de Almería y de la Brigada Central de Trata de Seres Humanos de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras.

Temas

  • PANORAMA

Comentarios

Lea También