Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Localizan en Estambul a la joven malagueña que huyó de Dubái con su novia

Jimena Rico y Shaza Ismail, una joven egipcia, huyeron del padre de Ismail, quien las había denunciado por homosexualidad

EFE

Whatsapp
La madre de María Jimena (derecha) con una amiga, muestra las fotos de ambas jóvenes. FOTO: EFE

La madre de María Jimena (derecha) con una amiga, muestra las fotos de ambas jóvenes. FOTO: EFE

Tras varios días de incertidumbre, la joven hispano-argentina María Jimena Rico, vecina de Torrox (Málaga), fue localizada ayer en Estambul junto a su pareja, una joven egipcia.

Según confirmó la embajada de España en Ankara, las dos mujeres se encontraban ayer por la tarde retenidas en un centro de deportación en Estambul, desde donde serán enviadas a Londres, donde ambas residen. La familia de la joven había pedido ayuda a las autoridades españolas para localizar a su hija, de 28 años de edad y de la que no sabían nada desde el pasado domingo.

La pareja intentó volar la semana pasada desde Dubái (Emiratos Árabes Unidos), donde residen los padres de la egipcia Shaza Ismail, a Londres, con escala en Tiflis (Georgia). Al parecer, el padre de Ismail las había denunciado ante las autoridades de los EAU por su relación homosexual.

Cuando querían seguir su viaje a Londres fueron interceptadas en el aeropuerto de Tiflis por el padre de Ismail, junto a una abogada, para impedir que su hija saliera de Georgia. En un altercado el padre destruyó el pasaporte de Rico pero las dos jóvenes lograron escaparse. Según explicó ayer una amiga de la joven, las dos lograron cruzar a pie la frontera hacia Turquía, desde donde tomaron un bus hasta Samsun, una ciudad en la costa del Mar Negro, donde fueron detenidas por la policía turca por entrar sin documentación al país.

Tras doce horas de detención fueron puestas en libertad y viajaron en autobús hasta Estambul, donde fueron detenidas de nuevo por la policía turca.

Tras más de 48 horas incomunicada, la joven española pudo finalmente hablar ayer por teléfono con su familia. Según explicó la hermana de la joven, durante los días de detención Jimena y Shaza no recibieron comida de la autoridades turcas. «Las tuvieron esposadas e incomunicadas y mi hermana sabía que estábamos desesperados al no tener noticias. No podían hablar con la policía porque ni había traductor ni hablaban inglés», dijo.

El padre de Jimena confirmó que las dos «han estado esposadas como si fueran terroristas o personas de mal vivir».

Temas

  • PANORAMA

Comentarios

Lea También