Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los casos de diabetes se multiplican

En sólo tres décadas, el crecimiento exponencial en el mundo de esta enfermedad se ha visto cuadruplicada. Un informe de la OMS advierte del nuevo problema de salud pública

Agencias

Whatsapp
Parche de grafeno que facilitaría la gestión de la diabetes al medir el nivel de glucosa en la sangre y administrar el fármaco adecuado. Foto: Hui Won Yun

Parche de grafeno que facilitaría la gestión de la diabetes al medir el nivel de glucosa en la sangre y administrar el fármaco adecuado. Foto: Hui Won Yun

El número de personas afectadas por la diabetes se ha multiplicado por cuatro en apenas 35 años. De los 108 millones que sufrían la enfermedad en 1980, un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) lleva la cifra actual más allá de los 420 millones de adultos. Para colmo, su incidencia se ha disparado entre los países en desarrollo, donde cada vez se está convirtiendo en un problema de salud pública más grave por la falta de acceso a los tratamientos adecuados.

«La diabetes se ha convertido en uno de los principales problemas de salud pública a nivel mundial», afirmó Majid Ezzati, investigador del Imperial College de Londres (ICL) y coautor del trabajo, que ha publicado la revista médica The Lancet en previsión del Día Mundial de la Diabetes.

«Una población cada vez más envejecida y unos niveles cada vez más altos de obesidad suponen que la cifra de diabéticos se haya disparado en los últimos 35 años».

Según datos que los mismos investigadores presentaron hace unos días, la cifra de obesos en el mundo ya supera los 640 millones y crece cada vez más deprisa. Estiman que en diez años, uno de cada cinco adultos en el mundo tendrá un sobrepeso suficientemente elevado como para provocar problemas de salud. Con estas cifras, el objetivo de Naciones Unidas de reducir un 25% las enfermedades no transmisibles -de las que la diabetes es una de las más destacadas- antes de 2025 será prácticamente imposible de cumplir.

Más de un millón de muertos

El estudio avalado por la OMS ha aglutinado datos de 751 trabajos que, en conjunto, han estudiado el fenómeno en casi 4,5 millones de personas. Con ellos han logrado estimar la prevalencia de la diabetes -ajustada por edad, porque esta dolencia es más habitual entre los más ancianos- en 200 países del mundo, así como a nivel global.

Con los datos recopilados, los investigadores han concluido que en los últimos 35 años la incidencia global de la diabetes se ha disparado.

En 1980 afectaba a menos de uno de cada veinte hombres y a una proporción algo superior de mujeres. Desde entonces los papeles se han invertido, y ya afecta a casi uno de cada diez varones y una de cada doce mujeres.

Toda una epidemia, responsable de cada vez más muertes anuales. Solo en 2012, el último año para el que hay datos completos, esta enfermedad provocó un millón y medio de fallecimientos en todo el mundo. Solo en España, más de 10.000 el año pasado.

Estabilizado en España

En España, según el informe de la OMS, la tendencia de la enfermedad parece relativamente estabilizada. La diabetes afecta a un 8,5% de hombres y un 5,7% de mujeres, una cifra que no cambia desde 2006.

Ante los datos globales, tanto los investigadores como la OMS llaman a tomar medidas serias que permitan prevenir la enfermedad. De los dos principales tipos de diabetes (tipo I y tipo II), la más habitual -la tipo II, que representa nueve de cada diez casos- suele ser causa de una mala alimentación, la falta de ejercicio físico y el abuso del alcohol y el tabaco.

«La mayoría de las causas de la diabetes se pueden prevenir, y además existen medidas para detectar y gestionar la enfermedad que mejoran las probabilidades de las personas afectadas de vivir una vida larga y sana», apuntó Oleg Chestnov, director general de la OMS en el área de Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental.

A los malos hábitos alimentarios de occidente, cada vez más habituales entre los países en vías de desarrollo, se suman unos sistemas sanitarios peor preparados para afrontar este tipo de dolencias.

Pese a que existen tratamientos eficaces para la diabetes, que no la curan pero la controlan, acceder a ellos no es fácil en muchos de los países donde su incidencia aumenta a toda velocidad.

Temas

  • NACIONAL

Comentarios

Lea También