Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los ciclistas, en pie de guerra contra el carné por puntos

El RACE apuesta por que los ciclistas tengan seguro, matrícula y carné. Clubes, asociaciones de usuarios y plataformas de movilidad en Tarragona creen que eso 'culpabiliza' al ciclista

Raúl Cosano

Whatsapp
Un grupo de ciclistas, ayer durante un entrenamiento en la N-340, a su paso por Cambrils. Los corredores se oponen a la posibilidad de implantar el carné por puntos. FOTO: PERE FERRÉ

Un grupo de ciclistas, ayer durante un entrenamiento en la N-340, a su paso por Cambrils. Los corredores se oponen a la posibilidad de implantar el carné por puntos. FOTO: PERE FERRÉ

«Se empieza por llevar una matrícula en la bici y se acaba pagando hasta por ser peatón o por salir a correr», denuncia Carlos Alcalde, miembro del Grup Mobilitat de Tarragona. Él es una de las voces que se oponen a la propuesta del Real Automóvil Club de España (RACE) de instaurar el carné por puntos también entre los ciclistas. La idea ha abierto la caja de los truenos. «Es un sinsentido. El ciclista siempre es la víctima y con estas medidas parece que nos quieran cargar de responsabilidad», afirma un usuario.

La extensión del carné de puntos hacia los amantes de las dos ruedas obligaría a matricular las bicicletas y a asegurarlas ante posibles daños a terceros. Hoy en día un ciclista sobre el asfalto tiene un tratamiento prácticamente idéntico al de un peatón.

La medida ha despertado un enormes rechazo entre clubes ciclistas, asociaciones de usuarios o plataformas que luchan por extender el uso de este vehículo sostenible. Tarragona no es una excepción a esta dinámica generalizada. Hasta ciclistas profesionales se han mostrado en contra.

El RACE ha propuesto estas medidas ante el aumento del número de muertes en las carreteras, reflejado en el último balance de siniestralidad. Aunque hay voces más o menos contundentes, en general domina la desconfianza. «Esto significa distraer el debate de la siniestralidad y culpabilizar al ciclista. Nosotros también hacemos burradas pero lo principal es que muchos conductores no conocen el reglamento. No saben que los ciclistas pueden ir de dos en dos», explica Javier Cabezas, presidente del Club Ciclista A Plato, de Reus.


Conocer el reglamento
Él, como otras voces, teme que haya un afán recaudatorio: «Poner una matrícula no soluciona el problema de concienciar al conductor y hacer que conozca el reglamento. Es algo que se ha planteado para sacar dinero».

Diego Boss, presidente del Club Ciclista Camp Clar, también es crítico con los planteamientos del RACE: «Un seguro me parece perfecto. Lo lógico es que cada ciclista tenga su licencia. Eso sí, la matriculación de bicicletas es sólo para recaudar dinero. El carné de puntos no se podría aplicar tal y como se hace con el coche».

Estas propuestas no son ajenas a la propia Dirección General de Tráfico (DGT). En verano de 2015 el organismo ya lanzó un cuestionario a diversos colectivos planteando la posibilidad de que las bicis tengan permiso, matrícula y seguro. La DGT reconoció que esas ideas se estaban estudiando y los colectivos afectados también las rechazaron.

Para David Gran, delegado en Tarragona de la Federació de Ciclisme de Catalunya, el debate debería ser otro, en torno a la debilidad del ciclista: «El problema que tenemos es que las carreteras no están adaptadas. Todo el mundo puede descuidarse y provocar un accidente, pero lo que no puede ser es que ese conductor se vaya sin castigo. Hace falta una ley más dura, además de una mejor señalización de las carreteras, y más concienciación».


‘Disminuiría el uso’
En esa línea se expresa Josep Maria Bornals, presidente del Club Ciclista Tarragona: «Es conveniente que la gente que está en clubes sí tenga licencia y esté identificada, pero en estos temas siempre pagamos los más flojos. Lo más importante es luchar contra la gente que atropella y deja abandonada a la víctima. Esta gente no tiene una sanción grave y eso es lo que hay que corregir».

Para algunos, estas medidas encarecerían la práctica del ciclismo y disminuirían el uso de la bici, como explica David Santacasilda, usuario y miembro del Club Ciclista A Plato: «Vamos a hacer que el uso de la bicicleta sea más desaconsejable. El carné de puntos no tiene sentido porque la bicicleta no es un vehículo de motor. Empezamos con esto, seguiremos con pasar también la ITV y acabaremos haciéndolo con el peatón. Cosas así culpabilizan al ciclista, cuando realmente en la mayoría de los casos es la víctima».

Santacasilda aboga, eso sí, por una medida que debería extenderse: «Yo estoy federado y ya existe un seguro de responsabilidad civil. Entiendo que al menos las personas que circulen en vías interurbanas sí deberían estar federadas. Lo que no comprendo es que haya que llevar matrícula».

Por su parte, el director técnico de la coordinadora ConBici, Manuel Martín, ha indicado que le parece «absolutamente lamentable que una entidad como el RACE haga esa propuesta que no tiene vigencia en ningún país del mundo». Considera que la medida «haría que casi nadie fuera en bicicleta».


Una medida ‘desmotivadora’
Las plataformas que luchan por fomentar el uso de la bici también son críticas. «Las bicicletas son el medio que se debía promover para cuidar el medio ambiente. Medidas así sólo ayudan a desmotivar», admite Carlos Alcalde, del Grup Mobilitat.

Alcalde considera también que, implícitamente, lejos de proteger al ciclista en su día a día este conjunto de medidas no hacen más que incriminarle: «Los que causan el daño no son las bicicletas sino los coches. Todo esto sería una manera de hacer negocio para las aseguradoras, porque habría más gente que tendría que pagar. En el fondo es una caja de dinero para la administración».

Temas

  • TEMA DEL DÍA

Lea También