Noticias Propuestas

Los destinos de nieve, preparados para las fiestas

Boí Taüll, Tavascan y Baqueira Beret son algunas de las instalaciones que acumulan mayores grosores durante estos días

EUROPA PRESS

Whatsapp
Imagen de archivo de la estación de esquí de Boí Taüll. FOTO: CEDIDA

Imagen de archivo de la estación de esquí de Boí Taüll. FOTO: CEDIDA

Las estaciones de esquí catalanas afrontan las vacaciones de Navidad con buenas condiciones de nieve y la gran mayoría de sus instalaciones abiertas, según han explicado diversas fuentes de las diferentes instalaciones. Entre los máximos grosores de nieve registrados se encuentra la estación aranesa de Boí Taüll (Lleida), que en los días previos a las fiestas ha registrado valores que oscilan entre los 60 y 160 centímetros. Entre las estaciones del pirineo catalán con más nieve, estos días también se destacan Tavascan (Lleida) y Baqueira Beret (Lleida), también en la Val d’Aran, cuyo grosor oscila ya entre los 60 y 130 centímetros durante estas festividades de Navidad.

Boí Taüll espera recibir unos 27.000 esquiadores y contar con el 85% de su dominio esquiable disponible, de 45 kilómetros, lo que supone 3.000 personas menos que el año anterior, ya que las condiciones de nieve son buenas en todo el Pirineo y la competencia es superior.

Tavascan, que abrirá el 100% de sus pistas, cuando en el pasado puente del mes de diciembre habilitó el 33%, prevé una afluencia similar a las fiestas de hace dos años, cuando despachó, entre el 26 de diciembre y el 7 de enero, en torno a 2.300 forfaits de esquí alpino y nórdico, y visitaron la estación 3.500 personas. Pep Casasayas, del departamento de marketing de Baqueira Beret, ha explicado que prevé un puente con una afluencia muy alta de esquiadores, ya que la ocupación hotelera estará también al máximo, y se concentrará del 26 de diciembre al 3 de enero.

Estaciones FGC

Las estaciones Espot Esquí y Port Ainé (Lleida), ambas gestionadas por Ferrocarriles de la Generalitat de Catalunya (FGC), cuentan con unos grosores de entre 40 y 95 centímetros, y de entre 30 y 80 centímetros, respectivamente, y llegan a las vacaciones de Navidad con buena parte de las pistas abiertas a los amantes del esquí. La Molina (Girona), del grupo FGC, cuenta con unos grosores inferiores, de entre 20 y 70 centímetros y abrirá al público 55 pistas, lo que equivale al 81% de la estación y a un total de 57 kilómetros esquiables. Las otras dos pistas de FGC, Vall de Núria y Vallter 2000 (Girona), afrontan las vacaciones con buenas condiciones de nieve: de 30 a 40 centímetros en el primer caso y de 20 a 60 en el segundo. Vallter 2000 prevé abrir nueve pistas, lo que equivale al 40% de la estación, mientras que la Vall de Núria habilitará el 55% del dominio esquiable y tendrá en funcionamiento el 80% de los remontes.

La Masella (Girona) llega a las vacaciones de Navidad con un grosor de entre 20 y 80 centímetros de nieve, los 17 remontes abiertos y 58 pistas disponibles de las 74 que tiene la estación. El portavoz de la estación, Ramon Boter, ha explicado que se encuentran en «condiciones óptimas», debido en parte a la temprana apertura del 13 de noviembre, que les ha permitido preparar más pistas, y ha afirmado que esperan una ocupación del 100%.

Por último, en la provincia de Lleida, la estación de Port del Comte ha arrancado las vacaciones con las puertas cerradas debido a fuertes lluvias, que le obligaron a dejar de operar al menos el pasado fin de semana. Hasta el momento contaba con seis remontadores abiertos y unos cinco kilómetros esquiables de 54, ya que el grosor de nieve oscila entre 10 y 40 centímetros, algo que según el director de la estación, Albert Estella, prevén recuperar durante las vacaciones de Navidad.

Temas

Comentarios

Lea También