Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

"Los ministros de cualquier país son bienvenidos, empezando por España"

El president Puigdemont asegura que ´Catalunya va a ser siempre anfitriona del Mobile´ y ´va a invitar siempre a todos los países amigos´

Agencias

Whatsapp
Asistentes al MWC, el mayor evento del mundo dedicado a la telefonía móvil, que prevé reunir 95.000 asistentes y generar un impacto económico de 460 millones de euros. Foto: efe

Asistentes al MWC, el mayor evento del mundo dedicado a la telefonía móvil, que prevé reunir 95.000 asistentes y generar un impacto económico de 460 millones de euros. Foto: efe

El president de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el ministro de Industria, José Manuel Soria, exhibieron ayer buena sintonía en la inauguración del Mobile World Congress (MWC).

A diferencia de los últimos años, el rey Felipe VI no asistió a la sesión de apertura del congreso, aunque la noche del domingo presidió en el Gran Teatre del Liceu la cena de bienvenida a los asistentes al Mobile, donde saludó por primera vez a Puigdemont y a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell.

Según Soria, fue una cena en la que imperó un clima de cordialidad y una adecuada relación institucional, el mismo ambiente que se dio ayer durante la inauguración del congreso, en el que no se habló de «planes independentistas», sino de tecnología, de economía y de la proyección de Barcelona, Catalunya y España.

Soria, Puigdemont, Forcadell y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, encabezaron la amplia comitiva de autoridades, que visitó después algunas de las empresas que forman parte de estos pabellones, como la catalana Bismart, que mostró a los presentes su tecnología en reconocimiento facial y un dispositivo que provocó más de una risa: una especie de ‘fotomatón’ que analiza las características faciales de la persona y proporciona su edad aproximada.

El primero en probar este ingenio fue el ministro Soria, pero después también se animaron a hacerse una foto otros asistentes como Forcadell, Puigdemont y Colau. La más satisfecha con los resultados del invento fue Forcadell, pues la máquina le atribuyó una edad de 38 años, cuando en realidad tiene 60.

Puigdemont aseguró en declaraciones a los medios que Catalunya «siempre» será la anfitriona del Congreso Mundial de Móviles y que, con independencia de cómo evolucione su futuro político, «siempre serán bienvenidos los ministros de cualquier país, comenzando por los de España, obviamente».

«Catalunya va a ser siempre anfitriona del Mobile» y «va a invitar siempre a todos los países amigos de Catalunya para que nos acompañen», sostuvo.

Puigdemont reconoció, en este sentido, que el encuentro con el ministro Soria fue «cordial y correcto» y que habían hablado del evento, de economía y también en algún momento de la situación política general, aunque no entró en concreciones.

Puigdemont también destacó que el MWC es un «escaparate mundial» para Barcelona y Catalunya y para sus empresas, y ha lamentó que la huelga del Metro del primer día de congreso haya afectado sobre todo a los ciudadanos que iban a trabajar o a llevar a sus hijos al colegio. El president se mostró «solidario con la gente que hoy (ayer para el lector) lo ha pasado mal».

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También